thumbnail Hola,

El centrocampista acusó una campaña para desprestigiar a Messi y fue abierto al aceptar que en la capital se inventan rumores contra el argentino

Dicen que en la guerra y en el amor todo se vale, pero en el fútbol lo que no vale, también se hace. De la nada surgieron los rumores de que Lionel Messi había encarado a Arbeloa en parking del Bernabéu, como si de una copia de Mourinho se tratara. A Karanka también se le llamó títere, según los mismos rumores, pero nunca hubo una fotografía ni nada como testigo de los hechos, el único que dijo verlo, fue Callejón.

El primero en negar las acusaciones a Leo fue su compañero Jordi Alba: "Lo que dijo Callejón, al parecer sólo lo vio él", pero apenas ayer salieron nuevas declaraciones y en esta ocasión fue Xavi Hernández, quien acusó de haberse formado una campaña para desprestigiar a Leo Messi. El argentino está siendo el objeto de la cacería por la simple razón de que en esta Liga quien está destacando es él.

Los merengues se han despedido de la competición doméstica y aunque les queda por delante la Copa del Rey y la Champions League, saben que con una mala noche, de las que han tenido ya algunas, pueden quedar eliminados de ambas competiciones. El rival a batir en los dos torneos es el Barça y la mejor manera de quitar poder a un equipo es intentar desestabilizarlo a través de su máxima estrella con rumores sin fundamento.

Ya lo dijo a Xavi en su entrevista al diario Sport cuando se le preguntó si Messi es quién decide las contrataciones: "Decir eso es una tontería como una catedral. Lo he oído alguna vez, pero ¿quién dice esto? Madrid. Ya me lo has dicho todo. No hace falta ni contestarle". El desprestigio hacia Leo no es nuevo, como tampoco lo ha sido la guerra mediática entre los medios de la capital y los catalanes a lo largo de muchos años, antes de que el rosarino tocara un balón. El video de TV3 en el que se comparaba a varios jugadores merengues con hienas fue la clara respuesta de Catalunya a la acusación merengue sobre Leo, aunque tuvieron que pedir disculpas después. Pero Xavi aunque dijo que el club blaugrana se mantiene al margen, lanzó otro dardo: "El Madrid es un equipo agresivo y tenso".

Se nota la ausencia de Iker Casillas en el vestuario del Real Madrid, el pacifista que siempre ha acercado a su equipo al club azulgrana, hoy no puede tranquilizar las aguas. Su misma ausencia hace que Xavi abiertamente acepte la campaña anti-Leo y que todo esto viene de Madrid. Su amigo no saldrá dañado de los dardos enviados, porque él no ha participado en los actos del equipo de madridista y tal vez también se ha unido a Sara Carbonero para juntos enviar un par de mensajes a la Casa Blanca.

Artículos relacionados