thumbnail Hola,

El fútbol se basa en detalles y momentos de forma. Hoy por hoy, el croata, pese a una pretemporada extraña, está muy por encima del '10' blanco

Por Quillo Barrios (@quillobarrios)

José Mourinho ofreció este martes una rueda de prensa en la que se habló más de Sergio Ramos y los problemas del vestuario que de fútbol. Aún así, el entrenador del Real Madrid supo mezclarlo todo a la hora de dejarle un claro mensaje a Mesut Özil, que no pasa por su mejor momento.

"De Özil echo de menos minutos y calidad. O mejor dicho calidad y minutos. Cuando tengas uno tendrás lo otro", comentó The Special One cuado le preguntaron por los pocos minutos que estaba disfrutando el crack alemán en la presente temporada.

La mejor versión de Özil no ha llegado en la 2012/2013. De hecho, parece estar muy lejos de aquel jugador que maravilló al mundo con la elástica blanca en su primera campaña. Mourinho lo sabe y busca la manera de motivar al futbolista para que vuelva a sus fueros y demuestre que es uno de los mejores del mundo en su posición.

La llegada de Luka Modric podría haberse convertido en un aliciente para Özil. Pero no fue así. Y tampoco aprovechó la titularidad que le brindó Mourinho en partidos como el que se jugó el domingo contra el Deportivo. Así pues, la última medida del míster ha sido darle un tirón de orejas en sala de prensa, dejando claro que tendrá más minutos cuando aporte más calidad.

Hoy por hoy, y pese a que Modric ha tenido una pretemporada muy irregular, el croata está uno o dos pasos por delante de su compañero. Mourinho lo sabe y debe aprovecharlo de dos maneras: Primero, dándole minutos al ex del Tottenham para que siga creciendo. Y segundo, haciéndole ver a Özil que puede vivir una frustrante temporada si no recupera su mejor versión.

Ante Ajax y Barcelona, Modric parte con ventaja. Si nada cambia, será titular. El alemán, mientras tanto, podría empezar los encuentros desde el banquillo. El objetivo de uno será mantener la regularidad. El del otro, aprovechar los minutos que tenga para ganarse, una vez más, la confianza de un Mourinho que, pese a las declaraciones de ayer, sigue confiando en el potencial del jugador.

Lo único claro es que el vencedor de todo esto será el Real Madrid. Pocos equipos en el mundo pueden permitirse el lujo de armar un debate futbolístico con dos jugadores de la talla de Modric y Özil. Si Mourinho maneja bien los egos y las prestaciones de ambos, la entidad merengue saldrá ganando.

Artículos relacionados