thumbnail Hola,

El delantero relató lo que pasó por su mente cuando le llegó el balón de Fernando Arce

Fue el gol de su vida o al menos así lo describió. Estrenarse como goleador en el Hexagonal marcando una chilena y por si fuera poco, dándole la victoria a México sobre Panamá y sus primeros tres puntos en el estadio Azteca desde octubre del 2012, fueron suficientes para que Raúl Jiménez saliera contento de la cancha.

La intención del delantero, quien entró de cambio en la segunda parte por Jesús Zavala, era hacerse notar dentro del terreno de juego; quería demostrar que su funcionamiento serviría para cualquier momento que Víctor Manuel Vucetich lo requiriera.

“Es el gol de mi vida. Era importante para mí entrar y hacer la diferencia”, mencionó el americanista al término del cotejo en el que el Tri se impuso frente a la Marea Roja 2-1.

Sobre su anotación, aquella que hizo que las más de 100 mil personas que asistieron al Coloso de Santa Úrsula, se levantaran de su asiento y gritaran euforizadas el gol, relató lo qué pasó por su mente cuando tenía el esférico entre sus pies y cuando filtró las redes.

“Simplemente recibí el gol y lo hice, no es algo que haya pensado mucho", relató el 22 del combinado nacional.

Pero no sólo Jiménez fue quien robó reflectores, sino también Oribe Peralta, quien al 39’ movió la pizarra en el inmueble. El delantero de Santos recibió una asistencia de Javier Hernández, controló la redonda y la colocó a palo cruzado.

Peralta resaltó la forma en que Víctor Manuel Vucetich ha cambiado la forma de preparar los cotejos, misma que ha sido importante para que la oncena tricolor cambie de actitud.

“Vucetich no hace tan monótono el entrenamiento, siempre da la confianza", aseveró .

Artículos relacionados