thumbnail Hola,

Con gol de Jared Borgetti, México venció el 1 de julio a EU en el Azteca durante la primera salvación de Javier Aguirre.

El panorama previo al México-Estados Unidos en el Estadio Azteca rumbo a Corea-Japón 2002 es un poco similar al que el Tri vivirá este próximo martes cuando reciba en el Coloso de Santa Ursula a nuestros vecinos norteamericanos.

En este instante, la selección azteca venía de sufrir una profunda depresión que había desembocado en la renuncia de Enrique Meza al frente de la escuadra mexicana tras caer en San Pedro Sula por 3-1 ante Honduras.

La Federación Mexicana de Fútbol apostaba por Javier Aguirre, un hombre que dos años atrás había ganado su primer título como campeón junto a los Tuzos del Pachuca.

El duelo del 1 de julio de 2001 solo tenía un resultado posible para México que acumulaba cuatro puntos de 15 puntos, un vació de identidad con la gente y un complicado cambio generacional con futbolistas que lo habían dado todo en el Tri, pero que hacía meses no encontraban un nivel aceptable para vestir la verde.

México debía ganar en el Azteca. Cualquier otro resultado dejaba al Tri fuera del Mundial de Corea-Japón. La gente, como era de esperarse en estos duelos, y ante la petición de apoyo del 'Vasco', colmó el Coloso de Santa Ursula para ser el verdadero jugador 12 que la selección requería.

Javier Aguirre se benefició del extraordinario momento que Cruz Azul vivía en la Copa Libertadores de aquel año para convocar a la mayor cantidad posible de jugadores celestes en aquel choque. Así, a unos días de perder la final ante Boca Juniors, los cementeros partían como la base nacional para el choque ante Estados Unidos.

El día del partido, el Azteca vivía una de sus mejores galas. La afición entendió perfectamente que no podían dejar sola a su selección transformando el 'Monstruo de Cien Mil Cabezas' en un infierno para el rival odiado.

El partido fue tenso de principio a fin con un Tri reservado que intentaba por todos los medios ofender a un rival que como suele ser, defendía perfectamente cada embate del cuadro azteca.

El único gol del encuentro sería gracias a un soberbio testarazo de Jared Borgetti quien a partir de ese juego, se convertiría en el '9' y referente de ataque de la escuadra nacional. Alberto García Aspe metió un centro para que el entonces artillero de Santos mandara guardar el balón al ángulo.

El Tri defendió perfecto el resultado y acabó llevándose tres puntos de oro, comenzando uno de los regresos más importantes del equipo en los últimos años.

Aquel partido ante los Estados Unidos marcó la pauta para que México ganara 13 de 15 puntos que le dieron posibilidad de alcanzar el segundo lugar del Hexagonal y así, jugar la Copa del Mundo en Corea-Japón donde por cierto, la selección de las 'Barras y las Estrellas' echaría al Tri en octavos de final.



 Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Artículos relacionados