thumbnail Hola,

El actual estratega de Jamaica marcó un doblete en el encuentro ante Japón durante Francia 98 para darle a los caribeños su único triunfo en un Mundial.

Por lo hecho en el pasado, su nombre debe ser considerado una leyenda del fútbol de Jamaica. Si Deon Burton es el mejor jugador que ha dado el país caribeño, Theodore Whitmore debe estar al menos, medio escalón por debajo de él.

Y es que Whitmore puede presumir algo que nadie ha logrado en su país. Darle de sus botines, el único triunfo que Jamaica tiene en una Copa del Mundo.

Con esa experiencia y orgullo, el actual timonel caribeño intenta inyectar esa mentalidad ganadora a sus pupilos, los cuales enfrentarán en el mayor de los casos, su primera experiencia eliminatoria en un Hexagonal Final.

Corría el tercer y último partido de la fase de grupos de Francia 98 cuando jamaicanos y japoneses se encontraban las caras en el Stade Gerland de Lyon. Ambas escuadras llegaban eliminadas con cero unidades. En el caso de los caribeños, con peor diferencia de goles por el 5-0 previo que Argentina les había propinado.

El juego era simplemente por orgullo y para no regresar a América, o en este caso Asia, con las manos vacías. Así, el 26 de junio rodaba la pelota entre ambas oncenas que debutaban en una justa mundialista.



Cuando el primer tiempo agonizaba, sonó la primer partitura de reggae en Lyon, con la anotación de Theodore Whitmore que ponía al frente a Jamaica por 1-0 ante los japoneses. La sorpresa se daba en el mismo campo que días antes México había rodado para derrotar 3-1 a Corea del Sur.

En el complemento llegó el segundo ritmo caribeño, el cual explotó con fuerza gracias nuevamente al hoy entrenador de Jamaica. A los 54 minutos, Theodore Whitmore ponía el 2-0 que a la postre sería definitivo en el juego.

Masashi Nakayama pondría nerviosismo al juego a 15 minutos del final. Sin embargo, el arco de Aaron Lawrence permaneció intacto el resto de juego para que al final, Jamaica sorprendiera a Japón y se llevara sus tres primeros puntos de una Copa del Mundo.

Whitmore lo hizo. Marcó un doblete y escribió con letras de oro su nombre, no solo en la historia futbolística de su país, si no en los pergaminos de una Copa del Mundo.


Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Artículos relacionados