thumbnail Hola,

Los clubes brasileños han demostrado estar muy por encima del resto en lo que va de Copa Libertadores. Todo indica que tendremos otra edición protagonizada por ellos.

Si algo ha caracterizado a la Copa Libertadores en los últimos años – además de la fortuna de Boca Juniors en la tanda de penales– es  clara y notoria supremacía de los clubes brasileños. Una vez terminada la semana, podemos decir que todo indica que se mantendrá la dictadura brasileña en el torneo más importante a nivel de clubes en Sudamérica.

Los números de los brasileños en la Libertadores asustan a cualquiera. Y es que en las ultimas 10 ediciones de este torneo sólo 4 clubes brasileños se han quedado en la fase de grupos (Santo André 2005, Paulista 2006, Internacional 2007 y Flamengo 2012). Además, hay que resaltar que desde el 2000 los brasileños solo han estado ausentes en dos finales (2001 y 2004).

Esta semana jugaron todos los clubes brasileños que están participando en la Copa Libertadores, salvo Gremio.  Todos demostraron ser firmes candidatos para clasificar a los octavos de final, especialmente Corinthians, que venció a Millonarios por el marcador de 2-0 y ya suma 6 puntos en los dos partidos que ha jugado.

El Timao arrancó con todo la defensa del título y lo hace demostrando su impresionante poderío ofensivo. Paolo Guerrero y Alexandre Pato ya comenzaron a hacer de las suyas, ambos marcaron los dos goles ante los colombianos. Dos atacantes que vienen del fútbol europeo y que seguramente marcarán una diferencia notable en el curso del torneo.

Fluminense le dio vuelta a un partido que se había puesto muy cuesta arriba con el gol de Brian Rodríguez. Los de Abel Braga lograron reaccionar en el segundo tiempo y se llevaron la victoria gracias a la gran pegada de sus atacantes. Un equipo muy práctico que no necesita grandes ocasiones para llevarse los tres puntos. Primero lo hizo en el Olímpico de Caracas y ahora en Talcahuano.

Ni hablar del Atlético Mineiro, que aplastó a Arsenal por el grosero marcador de 2-5, en donde Ronaldinho fue la gran figura del partido con pinceladas que nos recordaron al jugador que puso al Santiago Bernabéu a sus pies.  Gran exhibición del crack brasileño, que permitió la victoria de un equipo que ya tiene seis puntos tras dos partidos jugados.

Pese a la floja actuación de Sao Paulo y la derrota de Palmeiras, es muy probable que todos los brasileños logren clasificar a los octavos de final. Cuentan con planteles que terminan marcando una diferencia muy grande en el terreno de juego.  El fútbol brasileño está a años luz del resto de Sudamérica, tanto en lo económico como en lo deportivo. Vélez y Xolos parecen ser los únicos en poder frenarlos.

Artículos relacionados