thumbnail Hola,

Unos rojiblancos plagados de suplentes vencieron con facilidad en la final del trofeo Carranza y ya esperan al Madrid para la Supercopa

El Atlético de Madrid se ha deshecho con pasmosa facilidad de la Sampdoria en la final de la 60ª edición del Trofeo Ramón de Carranza. Los rojiblancos han vencido por 2-0 en una noche plácida que ha supuesto el último test antes de encarar lo verdaderamente serio.

El partido presentaba el gran aliciente de presenciar el debut de Raúl Jiménez, de hecho, Simeone no repitió ni uno sólo de los jugadores que se habían medido a la semifinal al Cádiz. El delantero mexicano fue precisamente lo mejor de los del “Cholo” en el primer acto, dejando movimientos exquisitos de espaldas, buenos desmarques y un cabezazo al que respondió magníficamente Viviano.

Los colchoneros eran dueños de las ocasiones y acabarían por encontrar el premio en una gran acción de Héctor, que se revolvió, lanzó al larguero y el rebote posterior lo mandaría a las mallas Saúl Ñíguez. Con el 0-1la “Samp” intentó querer más la pelota aunque, limitada por su escaso predicamento ofensivo, dejaba todas sus opciones a las transiciones rápidas por banda.

La segunda parte bajo el nivel muchísimo y acabó por ser el típico tedio veraniego en el que la nota de color la puso la afición del Cádiz con sus cánticos. En lo meramente futbolístico, la Sampdoria seguía con su inoperancia ofensiva y el cuadro madrileño redondeó el marcador con un gol de Giménez a la salida de un córner. El uruguayo sigue haciendo méritos para quedarse, al igual que Saúl, el más destacado en las filas rojiblancas.

El Atlético cerró con paso firme en el Ramón de Carranza. Los de la ribera del Manzanares se han adjudicado su noveno trofeo sin ni siquiera encajar un gol y ya asustan de cara a su visita al Santiago Bernabéu para disputar la Supercopa de España.

Artículos relacionados