thumbnail Hola,

Tras su nula actividad con Manchester United, el mexicano no tiene actualmente el nivel para integrar al Tri en el Mundial. ¿Estás de acuerdo?

Lejos están esos martes o miércoles en los que Javier Hernández brillaba en la Champions League. Hoy, el delantero mexicano está anesteciado y apagado, apesadumbrado e inmóvil en una fría banca que lo hunde en el peor momento posible, tanto para él, como para la selección mexicana.

Hace exactamente cuatro años, Javier Hernández vivía una brillantísima temporada con las Chivas la cual chocaba con una penosa campaña y prematura eliminación del Manchester United en la Champions League.

Chicharito marcaba y marcaba on Guadalajara y de paso, con goles, se ganaba la confianza de Javier Aguirre para que lo llevaran a la selección. Era el momento de Javier Hernández, el cual beneficiaba a la selección mexicana sobre muchas cosas.

Tras la dura eliminación en Champions League ante el Bayern München, el Manchester United anunciaría apenas unas horas después la llegada al equipo de un desconocido Javier Hernández. La historia estaba por comenzar.

Cuatro años más tarde, el Manchester United vuelve a vivir una crisis de identidad y resultados tras la salida de Alex Ferguson y la llegada de David Moyes. Ahí, empolvado está el mexicano, a unos meses del Mundial, sin ritmo, sin juego y sin goles.

A diferencia de hace cuatro años, hoy el nombre, apodo y apellido de Javier 'Chicharito' Hernández tiene mucho más peso. Si con Javier Aguirre, gracias al nivel que vivía el atacante azteca, se le criticó por dejarlo en el banquillo en detrimento de Guillermo Franco, hoy la situación es completamente al revés.

El estado de 'Chicharito' no está para ir a un Mundial. Son varios meses sin actividad, con poca confianza en su juego y el cual, naturalmente, ha dejado en evidencia un bajo rendimiento en los contados minutos que posee dentro del campo.

Pero el nombre pesa, y Miguel Herrera lo sabe. Chicharito irá a un Mundial sin merecerlo, y posiblemente, jugando como titular como no ocurrió en Sudáfrica 2010.

Hoy parece más sensato jugar con Oribe Peralta y Giovani dos Santos, que con Chicharito. No sería tan descabellado que otros artilleros con más minutos y más recorrido ocuparan un sitio en lugar de Hernández, algo que no ocurrirá. Así, Alan Pulido, Raúl Jiménez o Aldo de Nigris deberán ceder un espacio al hoy futbolista del Manchester United.

El tiempo cambia y el proceso se cierra. El strike cantado que suponía una salida de Chicharito del Manchester United se convirtió en 'out' y la puerta se cerró antes que el mexicano saliera del equipo, decisión que hubiera beneficiado al '14' y por supuesto, a la selección mexicana en Brasil 2014.

Artículos relacionados