thumbnail Hola,

El cuadro de México tiene en el banquillo a un espectáculo que se cuece aparte. Es su director técnico.

Las celebraciones de Miguel Herrera siempre se han caracterizado por ser un monumento a la intensidad. A muchos no les parecen que sea la postura apropiada para un técnico; mientras que para otros tantos las reacción les resulta divertida y espontánea.

Sin lugar a dudas en este Mundial de Brasil 2014 ha acaparado sus inverosímiles celebraciones. Desde aquel viernes 13 de junio ante Camerún, el festejo característico del 'Piojo' se hizo presente.

Ante Brasil el grito de gol se quedó guardado, y junto a él, las ganas de un entrenador que buscaba desesperadamente sacar el grito ahogado que se quedó tras 90' minutos de intensidad que terminaron en un 0-0 para la historia.

Finalmente, en Recife, jugándose el pase, tras casi 60 minutos de un empate que tenía a todo el país expectante se dio, uno tras otro. Rafael Márquez, el capitán, después Andrés Guardado, uno de los mejores jugadores del torneo para México; y finalmente, Javier 'Chicharito' Hernández, quien tenía desde el 22 de junio de 2013 sin mojar con la casaca Tricolor, explotó con una rabia contenida que lo venía sacudiendo desde hace meses.

Es así como México y el espectáculo llamado Miguel Herrera se enfilan a los Octavos de Final por sexta vez consecutiva. Enfrente estará un equipo con paso perfecto, Holanda, pero también el calor de la 1 de la tarde brasileño.

Artículos relacionados