thumbnail Hola,

Nuestro columnista habla del papel que deberá jugar Ricardo Peláez como Director de Selecciones Nacionales en el cuadro de Miguel Herrera.

La importancia de un Director Deportivo en el fútbol es relativa, depende de la solidez de cada institución o la debilidad del entrenador en turno. En el caso de Ricardo Peláez, la institución que representa es débil ya que la selección nacional perdió credibilidad, pero su entrenador Miguel Herrera es fuerte y tiene personalidad.

Así, la tarea de Peláez parece ser más necesaria en la función corporativa, más desgastada que la deportiva, la cual tiene absoluta responsabilidad de técnico y jugadores. Peláez ejercerá de aquí a junio como vocero, pondrá la cara, evitará que la figura de Justino sea el "meme" favorito en redes, tranquilizará al "Piojo" en situaciones críticas y descargará presión a jugadores frente a la prensa.

Fuera de eso, Peláez no puede hacer mucho más. Procurar un calendario de preparación con rivales dignos previo al mundial, compaginar las prioridades de patrocinadores con el descanso y entrenamiento de jugadores y darle todas las facilidades y lujos a la selección lo cual no es complicado facturando lo que factura este equipo.

Un buen Director Deportivo es el que logra aislar a su equipo de entornos explosivos, ayuda a regenerar el estado de ánimo de futbolistas sensibles a la crítica y entiende que aunque en el organigrama no aparezca, su jefe inmediato siempre es el entrenador; ni Justino, ni González Iñarritu, ni la televisión. Peláez trabaja para Miguel Herrera, el hombre clave de la selección.

Frente a un proyecto de 6 meses como en el que se ha convertido el camino al Mundial, el Director Deportivo no es clave, pero ayuda a decorar los interiores del triunfo o la derrota.

Ningún cuadro de nivel cruzará el Atlántico o el continente para jugar con México en febrero, marzo o abril. Antes de su lista definitiva, Herrera deberá contrastar su equipo contra selecciones de perfil y para ello tendrá que desplazarse y la dirección deportiva sacrificar dinero.

El Tri jugó 12 partidos previos a Sudáfrica: 6 en Estados Unidos, 2 en México y 4 en Europa (seis de ellos ante selecciones mundialistas). A la selección de Aguirre le montaron una escenografía. Lo interesante es ver si Peláez se atreve a ejercer de director deportivo o es otro empleado comercial del Tri.