thumbnail Hola,

El Rebaño ganó el partido en el Sam Boyd Stadium por la mínima, pero la nota fue la expulsión de cuatro jugadores y amplias fallas de seguridad en las gradas.

Guadalajara y América celebraron otro Clásico en territorio foráneo, esta vez seleccionando el Sam Boyd Stadium de Las Vegas como escenario para llevar a cabo un partido de pretemporada rumbo al Apertura 2013. Pero el encuentro fue marcado por incidentes violentos tanto sobre la cancha como fuera de ella.

En el primer tiempo, ambos clubes terminaron con nueve elementos ya que Rubens Sambueza y Paul Aguilar de América fueron echados, mientras que Héctor Reynoso y Giovani Hernández vieron tarjeta roja por parte del Rebaño cuando se desató una batalla campal entre jugadores de los equipos más representativos del país.

El encuentro vivió una paridad notable ya que tanto los actuales campeones como los rojiblancos jugaron con varios futbolistas suplentes y rotaron a sus jugadores haciendo cambios durante el segundo lapso. A tres minutos del final, el campeón Sub-17 Giovani Casillas hizo el único gol del partido, adelantando a Chivas sobre su eterno rival.

Poco tiempo después, se desató la violencia en las gradas. Decenas de pseudo-aficionados se enfrentaron a lo largo del Sam Boyd, evadiendo fácilmente a la cantidad relativamente pequeña de seguridad presente para proteger a todos los asistentes.

Algunos de ellos encontraron acceso fácil a la cancha, donde comenzaron a invadir el terreno de juego, obligando al árbitro central del partido de dar finalización al partido de pretemporada pese a que apenas comenzaba el tiempo de reposición y otorgando a Chivas una victoria manchada que entra oficialmente al largo historial entre rojiblancos y azulcremas.

Artículos relacionados