thumbnail Hola,

Los chiapanecos se despiden tras 11 años en la Primera División, con un futuro incierto que deja frío a su afición. Recordamos algunos de sus mejores jugadores.

Si la historia de Jaguares tuviera que resumirse en solamente una palabra para describir su estadía en Chiapas y la Liga MX en los últimos once años, probablemente sería: contrataciones. El ahora extinto felino del sur completó una labor impresionante en su década de existencia para desarrollar a algunas de las estrellas más relevantes que ha visto la primera división.

En 2004, apenas a dos años de consolidarse en el máximo circuito, Jaguares hizo como América 30 años antes y pilló a la máxima estrella del Audax Italiano chile. Así como América trajo a Carlos Reinoso en aquella ocasión y por ende, consiguió a uno de los mejores jugadores en la historia de la liga mexicana, Jaguares hizo lo propio con Salvador Cabañas, quien rápidamente se hizo en un goleador de estirpe, considerado hasta la fecha en uno de los mejores delanteros que han venido a México.

La fórmula de Chiapas fue repetitiva. Cabañas rindió por tres años en Jaguares antes de ser vendido en una cantidad millonaria precisamente a los de Coapa. No lamentaron la ausencia por mucho tiempo. De las filas del Atlético Mineiro llegaría un talentoso extremo, quien con su velocidad, gambetay precisión frente a gol, mantendría el poderío al frente para ellos.



Danilinho desembarcó a dos años de la salida de 'Chava', y al igual que Cabañas, terminaría vestido de amarillo y azul para concluir su estancia en Chiapas. Esta vez no fue el América, sino Tigres quien fichó al ex Santos y Atlético Mineiro. A la fecha, el seleccionado brasileño sub 20 sigue estando en el Top 10 goleador en la historia del cuadro de la selva. Danilinho hizo mancuerna con su paisano Itamar Batista, quien fue un éxito inesperado tras jugar en China previo a su tiempo en México. 

En apenas un año, Itamar convirtió más de 20 goles. El flujo de talento foráneo que entró a Jaguares en ese periodo coincidió con la compra más mediática y escandalosa que hizo el equipo en su historia de primera división. En 2007, a pocos meses de ser el artífice hacía la onceava estrella de Chivas, el Draft del fútbol mexicano depositó a Adolfo Bautista en colores chiapanecos.

Lejos de su mejor versión, 'Bofo' sí entregó algunos momentos de alarido futbolístico en el Zoque. Sin poder consolidar el proyecto repleto de buenos elementos (uno que incluyó el préstamo de Óscar Pérez en el 2009) hacia un campeonato, vinieron nuevamente cambios de mayoreo en la franquicia. Nuevamente ligados al buen trabajo de scouting en Sudamérica, Jaguares trajo a su última gran figura a Chiapas en el 2010.



Jackson Martínez, flamante seleccionado colombiano y estrella del Independiente Medellín, llegó al club luego de que se rumoraba que América aseguró su fichaje y al último momento lo botó. Jaguares, quien tendría de dueño a una televisora mexicana en breve, puso en el banquillo a José Guadalupe Cruz, quien ya había probado las mieles de ser campeón con Atlante.

Esperando duplicar el mismo éxito, la mancuerna guió a Chiapas a sus últimos éxitos futbolísticos, siempre mesurados, siempre sin poder consolidar un título. La Copa Libertadores llegó como premio en el 2011, la primera vez que la máxima competencia sudamericana llegó a Tuxtla Gutiérrez. Tras otros altibajos futbolísticos y administrativos, el equipo completó una de sus peores campañas en el Clausura 2013, mismo que sería, hasta el momento, el fin de la historia de Chiapas en la Liga MX.

Artículos relacionados