thumbnail Hola,

El argentino jugó solamente un año en México tras ser una de las transferencias más caras en la historia del fútbol mexicano.

Llegó con la bandera de crack y con el antecedente de ser un futbolista creado para militar en un grande de Europa. En Argentina, se criticó demasiado su fichaje por los Tiburones Rojos del Veracruz en 2005, sin saber, que en México enseñaría un triste y patético nivel.

Leandro Romagnoli fue en su momento, el jugador más caro de todo el fútbol mexicano en su momento, va y vino sin ton ni son por México, convirtiéndose en un lastre para los Tiburones Rojos que nunca vieron en la cancha como su inversión se retribuía.

A su llegada a México, el entonces ex jugador de San Lorenzo declaró lo feliz que se encontraba por poder demostrar esa calidad que tenía en sus botines dentro de los escualos.

"Estoy ilusionado y contento por esto, hace varios años tuve la oportunidad de ir a jugar a otro lado y por diferentes cosas no se pudo dar y la verdad hoy que se dio estoy muy contento, decirle a la gente que van a ver a un jugador con mucha entrega, siempre dándolo todo por Veracruz.



"Necesitaba un cambio de aire, lo dije en San Lorenzo, puedo decir que siempre veo el fútbol mexicano y siempre pensaba que algún día podía jugar ahí, creo que es un sueño que se me cumple y no sólo yo, sino que mi familia también está muy contenta", señaló en su momento Romagnoli.

El 'Pipi'  jugó un total de 29 partidos en dos campeonatos, el Apertura y Clausura 2005. De esos juegos, 26 fueron como titular, solo 12 completos para más de 2,000 minutos. La tristeza del caso Romagnoli recayó en que solo marcó un gol en ese lapso y que en dos torneos, solo pudo asistir tres veces a sus compañeros.

Las primeras ocasiones que pisó el campo, Romagnoli se veía lento, pesado y sin ritmo. Algo entendible después de un abrupto cambio. Cuando los juegos pasaron, el 'Pipi' era cada vez más intrascendente en el campo, no creaba, no marcaba y no dirigía.

Al final del torneo, la decepción era categórican pero el reembolso por su ficha muy alto, por lo que se decidió darle una nueva oportunidad en el siguiente torneo. De hecho, Romagnoli anotaría en ese partido su único gol, así que la mesa estaba puesta para ahora si, ver al enganche argentino que debía ir a Europa antes que a México.


Romagnoli fue solo flor de un día. El resto del torneo fue eso, una sombra que deambulaba por el terreno de juego sin ofrecer ninguna diferencia.

Al final, Veracruz al fin pudo vender a Leandro Romagnoli. Lo hizo al Sporting de Lisboa portugués donde al fin, enseñó el fútbol que en México ni cerca estuvo de regalarnos.



Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 



Artículos relacionados