thumbnail Hola,

En la campaña 95-96, los Tigres descendieron a la Segunda División, sin embargo, su buen torneo hizo que le alcanzara para pelear por el título, en un hecho confuso para la liga.

A pesar que los Reales del San Luis se esmeran con toda sensatez y fuerza por quitarle el descenso a Gallos Blancos, la realidad pone actualmente al Querétaro como el equipo que más viabilidad tiene para jugar en el Ascenso MX la próxima campaña.

Los números no mienten y aunque juegan como fin de semana, hoy ubican a la escuadra de Ignacio Ambríz a siete puntos de la escuadra potosina, aunque como se ve la realidad futbolística de ambos equipos, todo podría revertirse muy pronto.

El cuadro de Gallos Blancos logró, tras el triunfo ante Xolos, ponerse a un solo punto de zona de calificación, a una sola unidades de Chivas y dos de Pachuca, Tijuana y Pumas. De ganar este fin de semana a los Diablos Rojos del Toluca, además de acercarse aún más a San Luis, acercaría su nombre al boletaje que da entrada a la Fiesta Grande.

Grave choque el que se daría, pues un equipo que lleva la etiqueta de víctima número uno al descenso, estaría ingresando a la liguilla. En México, solo un equipo lo ha conseguido, y a pesar de pelear por el título, se condenó a bajar a la segunda división de nuestro país.

Ese cuadro en cuestión fueron los Tigres de la UANL en la campaña 95-96, el último campeonato largo que se jugó en México. Dirigidos por Víctor Manuel Vucetich, los felinos estaban prácticamente condenados al descenso a raíz de pésimas campañas anteriores.



A pesar de culminar en el sitio 10 de la tabla, los Tigres no lograron la salvación en la jornada 34 de nuestro balompié. Eso si, tuvieron entrada al repechaje del campeonato, el mismo que superaron al vencer 5-4 a los 'Esmeraldas' del León.

Ya en cuartos de final debieron chocar ante los Rayos del Necaxa de Manuel Lapuente, equipo que a la postre sería campeón luego de derrotar al Cruz Azul en el Estadio Azteca. El global de dicha serie favoreció a los entonces capitalinos por 2-1.

Los felinos estuvieron de vuelta muy pronto, pues apenas un año vivieron en el infierno de la Segunda División.

Hoy Gallos Blancos camina por senderos parecidos. Su ingreso a liguilla dependerá de su salvación en la porcentual, pues el 'accidente' de Tigres marcó un antes y un después en loa descensos.

Si al final la escuadra de Ignacio Ambriz consigue alcanzar al San Luis, podría tener motivos para festejar completamente un semestre milagroso donde evitarían la quema porcentual, y además, ingresarían a una Fiesta Grande por el título.


Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Relacionados