thumbnail Hola,

La jornada sabatina en México fue un festín de anotaciones espectaculares que deleitó a quienes gozan del fútbol champagne, explica nuestro analista.

Causan risa los comentarios y criticas excesivas hacia la Liga MX por personas llenas de envidia y ceguera, muchos argumentan que en Estados Unidos solo se ve fútbol mexicano, lo cual no es cierto. Lo que no entienden estos críticos que darían la vida por trabajar en torno a ese fútbol que tanto desprecian es que el tema de cobertura del balompié azteca no es cosa de si es bueno o malo, es cuestión de mercados.

Pero regresando al asunto que nos tiene reunidos cada semana que es el bendito fútbol, me quiero referir a lo que sucedió en la jornada sabatina de la fecha siete en México.  Lo hemos venido diciendo, la Liga MX está trayendo cosas muy buenas en cuanto al nivel futbolístico y esta jornada no fue la excepción, nos deja grandes goles y recuerdos. Este fin de semana, todo empezó el sábado temprano cuando el América y Toluca empataban a dos goles en el Azteca.

De ese partidazo, rescato el primer gol americanista que es una maravilla, la media vuelta... como aquella canción de José Alfredo Jiménez fue una belleza del muchacho Raúl Alonso Jiménez que viene en pleno crecimiento, bien por el jovenazo.

Ya en el segundo juego del sábado entre Pachuca y Cruz Azul, partido que se llevaron los Tuzos, Ángel Eduardo Reyna saca un zapatazo a distancia y nos regala otra joya de gol, Reyna cuando se conecta es letal.  Luego se venía un juego con sabor norteño entre Tigres y Santos. Tempranito, “El Científico del Gol” Carlos Darwin Quintero saco un riflazo y venció a Palos y me refiero al arquero tigre y, contando a Enrique a los cuatro "palos" con una obra maestra para abrir el marcador que finalmente quedaría empatado a un gol.

Para continuar con la tendencia de bellos goles en León, Guanajuato, “Donde la vida no vale nada”, León finalmente ganó. Edwin Hernández al minuto 13 sacó un misil que no pudo detener ni el mismísimo “Conejo” Pérez. Finalmente León le pegó nuevamente al San Luis. Y como decía mi abuela para cerrar con broche de oro en la victoria del Atlas sobre Monterrey que pone a los rojinegros en el tercer lugar de la general.

También hubo momentos que quedarán en la memoria pues iniciando el cotejo en el Jalisco, Omar Arellano Riverón, hoy ya vestido de Regio, aprovechó la salida de su arquero Orozco y condujo el balón metros y metros hasta llegar a enfrentar a Miguel Ángel Pinto Jeréz para cucharear el esférico y anotar un golazo de antología.

Faltaba la presencia del sorprendente Omar Bravo Tordecillas que midió un servicio aéreo desviado y le metió un zapatazo que envió el balón angulado a dormir en las redes enemigas para regalarnos el mejor gol de la jornada y quizá del torneo.

Como les decía a inicio del comentario, en la fecha siete de la tan criticada Liga MX y en particular en la jornada sabatina hubo goles dignos de las mejores ligas del mundo, saludos a los que le pegan tanto al fútbol mexicano y los invito a que vean un poco de lo que no conocen y tanto desprecian.

Artículos relacionados