thumbnail Hola,

Al vencer al Pachuca, Atlas volvió a ganar en casa nueve meses después. Además, Tomás Boy ganó por vez primera con los Zorros en esta nueva etapa.

Dicen que después de la tormenta siempre llega la calma y aunque el Atlas viva sumergido en diluvio constante desde hace mucho tiempo, el hecho de iniciar invicto y con cuatro puntos ayuda a que la presión del descenso se sobrelleve de mejor manera.

Al vencer ahora a los Tuzos en este Clausura 2013, el Atlas consiguió romper una racha de nueve meses sin ganar en el Estadio Jalisco. La última vez fue con Juan Carlos Chávez como timonel del equipo en el encuentro ante Monterrey de la fecha 15 de Clausura 2012, encuentro en el que por cierto los Rojinegros amarraron su permanencia en el Máximo Circuito en detrimento de Estudiantes Tecos.

A partir de ese instante, el Atlas cosechó tres derrotas y seis empates haciendo sus juegos como local en un verdadero martirio tanto para el equipo como para la afición.

El 'Jefe' Tomás Boy vive una situación similar, pasando de la tensión de las derrotas al beneplácito que da el haber ganado por vez primer con el equipo rojinegro, aunque para ello hayan tenido que pasar 13 partidos.

Tomás Boy por fin pudo saborear las mieles del triunfo. Lo hizo primero ante Pachuca el fin de semana pasado y ahora, contra Irapuato en la Copa MX.

Antes, el 'Jefe' había puesto en tela de juicio su continuidad con el equipo de los Zorros, la presión lo agobiaba, lo llevaba a hacer declaraciones erróneas y a tomar decisiones equivocadas.

El torneo pasado culminó con cuatro derrotas ante San luís, Monarcas, Chivas y León, rescatando solamente un empate con la Franja del Puebla.

Los números del Atlas podrían verse afectados este fin de semana cuando visiten al mejor equipo del campeonato, los Tigres de la UANL.

Artículos relacionados