thumbnail Hola,

En esta segunda entrega de nuestra nueva sección, otra vez vamos con un Oswaldo. Solo que éste es Sánchez y arquero, alguna vez ídolo para Chivas, hoy icono de Santos Laguna.


Jugó para los dos "grandes" del fútbol mexicano, el enemigo acérrimo de la ciudad y patio, además de terminar de irse a otro elenco por una tajada de billetes. Únicamente Oswaldo Sánchez puede presumir de eso en su currículum: es decir, haber debutado en Atlas, salido a América, pasar a Chivas para culminar en Santos Laguna, donde ataja actualmente.

El 30 de octubre de 1993, en una tarde soleada en el Puerto, Oswaldo vio la luz futbolísticamente hablando. Era un Veracruz-Atlas en el Estadio Luis "Pirata" Fuente (1-1), correspondiente a la jornada 13 de la Temporada 1993/94. Corría el minuto 70 cuando Miguel Fuentes, el entonces portero titular de la "Academia", tuvo que abandonar el campo lastimado.

El técnico de aquel entonces, el argentino Marcelo Bielsa, le pidió que se quitara la casaca de calentamiento y se amarrara los guantes porque iba a entrar. Y así lo hizo. Para su mala fortuna le metieron el gol del empate a los 93 minutos. Sin embargo, paulatinamente logró consolidarse como titular en las siguientes dos campañas hasta que abandonó Colomos al finalizar la 1995/96.

En medio de esa telenovela, a manera de recompensa, el 8 de junio de 1996, Sánchez Ibarra recibió su primera convocatoria a la Selección Nacional de México. Sucedió en la extinta Copa USA de ese año contra Bolivia (victoria para el "Tri" por 1-0). Bora Milutinovic se encargó de depositarle su confianza.

Posteriormente fichó con las "Águilas", lo cual generó un poco de conflicto en los seguidores atlistas ya que se iba al némesis del "Rebaño Sagrado" en lo que sería el preludio de lo que vendría después. Del Invierno 96 al Verano 99 militó bajo la disciplina de los "Azulcremas" hasta que llegó lo aparentemente impensable... Su traspaso a Guadalajara en el Invierno del 99.

Ahí se le vio probablemente su mejor nivel, encima de que logró la regularidad que en Coapa no había tenido tanto. En lo que parecía un eterno romance que duró siete largos años, defendió los colores "Rojiblancos" hasta el Apertura 2006. Con base en sus atajadas y espectacularidad, durante su estancia con el "Rebaño Sagrado" se ganó el mote de "San Oswaldo".



Para los aficionados del "Chiverío" era una especie de santo que obraba milagros debajo de los tres postes. Más aún cuando, tras nueve años sin poder correr la vuelta olímpica, volvieron a ser campeones en el Apertura 2006, de la mano del hoy seleccionador José Manuel "Chepo" de la Torre. Ese conjunto trascendió en esa liguilla en buena medida a los lances del cancerbero, que lo elevaron de proezas legendarias a hagiográficas.

Oswaldo era todo para Chivas y Chivas era todo para Oswaldo. Hasta que se tronó el globo y murió el idilio. A los pocos días de haberse coronado, con contrato vigente todavía por un año y medio más, el guardameta sorprendió al anunciar que había aceptado la oferta y el cheque de Santos por sus servicios a cambio de un salario anual de 2.2 billetes de verdes anuales y seis millones de dólares en concepto de venta, en su momento la cifra más cara pagada en la historia del balompié azteca.

Los simpatizantes se volvieron antisimpatizantes de Sánchez de inmediato. Mientras tanto, el guardameta optó por que el silencio lo dijera todo. Al final sí se despidió casi con lágrimas en los ojos en una conferencia de prensa ofrecida en la sala de trofeos de la institución tapatía aduciendo que no le habían acercado "un proyecto a tres años que diera estabilidad familiar y económica".

Para el Clausura 2008 'pagó' la visita al Estadio Jalisco. La barra local le mostró su rechazo a través de cánticos y lanzándole fajos de billetes detrás de su cabaña. Un dolido Oswaldo ofreció disculpas, pero el "jugador número 12" le dio la espalda.

Un año después, en el Apertura 2008, levantó el trofeo de monarca una vez más con los "Guerreros". También en el Clausura 2012, éxitos que le han valido transformarse igualmente en una de las figuras más importantes que hayan disfrutado los coahuilenses en su historia.

El 12 de octubre del 2011 (mismo año en el que rebasó la barrera de los 600 compromisos en liga), el recientemente nombrado segundo mejor portero mexicano del Siglo XXI por parte de la Federación Internacional de Historia y Estadística del Futbol (IFFHS, por sus siglas en inglés) se retiró del representativo contra Brasil (1-2) en su ahora 'casa', el mismo TSM.

"Obviamente siento un cariño especial porque dejé muchos momentos de mi vida ahí, pero en estos momentos son tres puntos que necesitamos y nada más. Siempre es una motivación muy bonita enfrentar a uno de los denominados 'grandes' aparte de que hay una historia con un servidor, pero ahora nos compete obtener nuestro primer triunfo en  nuestra casa", declaró al respecto esta semana sobre el qué le significaba enfrentarse a su exelenco a sus 39 años. ¿Serán solo tres unidades las que están en juego?

Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Relacionados