thumbnail Hola,

Opinión: ¿Cuánto tiempo seguirá Van't Schip en Chivas sin Cruyff?

El adiós del mandamás holandés del equipo rojiblanco propicia discusiones que colocan al entrenador en el ojo del huracán. Por el momento, Chivas avala su continuidad.

Ya es común respirar aires de incertidumbre en el Omnilife. Un equipo ignorado por su afición cada 15 días, sin refuerzos rimbombantes ni figuras de primer nivel, con un propietario que no tiene paciencia para permitir que ningún proyecto tenga la continuidad necesaria para poder medir un real éxito o fracaso.

Esto es Chivas con Jorge Vergara. Al final de cuentas, al mítico Johan Cruyff lo trataron con la misma deferencia que Néstor de la Torre, Rafael Lebrija o Rafael Ortega. O sea, como un hombre de casa más, fácilmente reemplazable y sin voz ni voto para continuar un proyecto que como siempre, prometía mucho y entregó a cuentagotas lo que se esperaba.

A escasos meses y con un sólo torneo completo de tener el control del equipo rojiblanco, Johan Cruyff fue echado, su etapa simbólicamente cerrada y sus ideas archivadas, mientras este se encontraba en Europa, sin idea de lo que sucedía al otro lado del Atlántico. "No sé nada. Acabo de escucharlo, estoy tratando de darme cuenta de que está pasando," decía el holandés, quien seguramente no está nada contento.

En Guadalajara, los aires de incertidumbre son proyectados como aquellos de cambio en el seno del club, y la maquinaria de comunicación detrás del dueño asegura que se queda John van't Schip al frente, ya que la metodología de Cruyff seguirá viva... eso sí, sin Cruyff.

Es ilógico pensar que John van't Schip se quedará mucho tiempo más en Chivas. Si el ex entrenador del Melbourne Heart no tiene sus maletas hechas ya, seguro no falta mucho para que el holandés le diga "hasta aquí" a Vergara con un acento bastante marcado.

Si los resultados del proyecto Cruyff no fueron los esperados con Van't Schip en el banquillo, ¿qué nos hace pensar que sobrevivirá el corte el entrenador en el Clausura 2013? No, lo más probable es que se busca un sustituto desde ya, y calladamente se presiona desde detrás de la cortina para que el técnico se despida de Chivas con una liguilla y un fracaso enorme en Concachampions bajo el brazo.

Nuestra época ya no consiente a los equipos grandes de México, y mientras los equipos del norte siguen dominando la Liga MX con una facilidad impresionante, los que se quedan desempolvando sus campeonatos se dividen en dos grupos: los que buscan montar algo con aparente seriedad como América y Cruz Azul, quienes han respetado procesos directivos en el pasado a pesar de no lograr resultados instantáneos, y los que apuestan por la bomba y abren la cartera pese a tal vez distanciarse de sus principios.

Aquí caben perfectamente Chivas y Pumas, quienes no han hecho nada por mejorar y se han colapsado bajo el peso de sus propias expectativas. En UNAM, rondaban los nombres de García Aspe, Villa, Romagnoli, Del Olmo y García como las cartas fuertes... mismas que se fueron quemando rápidamente. De ese grupo, es probable que solamente García Aspe y García permanezcan en el Clausura 2013.

En Chivas, llegó Cruyff y se habló hasta de naturalizados para Chivas en cuestión de meses. Llegó Van't Schip y se abandonó un esquema 4-3-3 en semanas. Lejos estamos de los tiempos donde si Chivas gastaba, era en calidad y no en circos mediáticos, el último de los cuales, resultó ser aprovechando la era digital este domingo por la noche, cuando casi con toda la pompa utilizada para anunciar el fichaje de Johan Cruyff... anunciaron su cese.

Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Artículos relacionados