thumbnail Hola,

Los Rojinegros del Atlas acumularon el peor torneo corto en su historia jugando como local al no obtener ningún triunfo y únicamente rescatar seis unidades.

Temporada de olvido y tragedia. De los mismos resultados de siempre que tienen hundido al Atlas en problemas porcentuales y con más de 60 años de una losa pesada y espinosa en su espalda.

La afición, esos seguidores nobles que cada fin de semana soportan las burlas de su propio equipo y de los demás, debieron aguantar en este Apertura 2012 el asistir al Estadio Jalisco sin poder encontrar en el césped una victoria de los suyos.

Así fluyó la campaña del equipo, enmarcado por una temporada de inversión en refuerzos que no generaron nada en el campo, con dos entrenadores que nunca supieron darle el rumbo correcto al equipo y navegando en las angustiosas aguas del descenso.

Ahí vive el equipo actualmente, dando gracias que existe Querétaro y dando penas en el Máximo Circuito.

El cuadro rojinegro jamás entendió el peso de la casa. Nunca la hizo valer y en la tabla general están las consecuencias. En el presente torneo conquistó únicamente seis puntos de 24 posibles para un lamentable 25% de efectividad.

Acumuló seis empates y dos derrotas, con ocho goles marcados y 11 recibidos para ser el tercer peor equipo como local sumándose a Gallos Blancos como los únicos en no obtener triunfo en casa.

La última vez que los Rojinegros ganaron en el Estadio Jalisco fue el 14 de abril de 2002 cuando vencieron 1-0 al Monterrey, noche de júbilo rojinegro pues fue ahí cuando amarraron su salvación en Primera División en detrimento de sus vecinos Estudiantes.

Es tal el grado de fracaso del Atlas como local, y evidentemente en el torneo en general, que será la primera vez en la historia de torneos cortos que cierre un campeonato sin triunfo. Además, igualó el peor campeonato en su historia jugando en el Estadio Jalisco.

En el Apertura 2007 los Zorros obtuvieron únicamente seis puntos posibles producto de un triunfo, la victoria 3-2 ante Estudiantes, tres empates y cinco derrotas.

Curiosamente en aquel torneo, la directiva también tuvo cambio de timón en dos ocasiones, arrancando el campeonato con Rubén Omar Romano y cerrando con el entrenador actual del equipo, Tomás Boy.

De hecho los números de Boy con el Atlas en partidos dirigidos en el Jalisco son penosos. El estratega ha dirigido ocho partidos en el Coloso de la Calzada Independencia en dos etapas con el equipo. Suma una sola victoria por siete empates y tres empates.

Mucho tendrá que replantearse la directiva del Atlas si se mantiene a Tomás Boy en el equipo, pero más debe analizar los graves errores que han cometido en la confección de la plantilla y en las estrategias equivocadas que tienen al equipo sumido en una de sus peores rachas de la historia. Es muy probable que no sea tanto conflicto de entrenadores y jugadores, sino que las equivocaciones vayan a lo más alto de la pirámide.

Por lo pronto, Atlas conquista uno de los peores torneos en su historia. Como local no supo darle alegrías a su afición y de no ser por la existencia de un Gallo que no sabe cantar, los Rojinegros estarían con pie y medio en las llamas del infierno.

 

Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Artículos relacionados