thumbnail Hola,

Con gol de Alan Pulido, los Tigres de la UANL vencieron 1-0 a los Rayados del Monterrey en partido celebrado en el Estadio Tecnológico para así, llevarse el clásico regio.

Un arañazo de Alan pulido fue suficiente para que los Tigres de la UANL vencieran a los Rayados del Monterrey en el clásico norteño dentro de su edición 94.

Nuevamente el ambiente en la grada fue muy superior al espectáculo entregado por ambos equipos en el terreno de juego.

Un partido carente de emociones que sirvió para que Tigres cosechara tres puntos y mantenga la vela encendida en pos de una casi imposible calificación felina a la liguilla. Mientras los Rayados complicaron en demasía su calificación al quedarse momentáneamente sin boleto para la liguilla.

Ahora el equipo que dirige Ricardo Ferretti deberá vencer en la última jornada a las Águilas del América, partido que se celebrará en el Estadio Universitario, y esperar tropiezos de Morelia, Chivas, Santos, Jaguares y el propio Monterrey. Es decir, un auténtico milagro.

El gol de Alan Pulido, marcado en el minuto 62 de partido, significó romper una racha de 446 minutos consecutivos que los Tigres tenían sin vencer el arco de los Rayados del Monterrey.

Además, volvió a ganar un encuentro en el Tec, algo que no pasaba desde el 18 de octubre de 2008 luego de caer en dos ocasiones y empatar en otro juego.

Mientras el equipo de Monterrey se quedó momentáneamente con 21 puntos en la décima posición aunque con dos juegos menos, ante Toluca como local, y frente a Cruz Azul en el cierre del torneo.

En lo que fue las acciones del partido, el juego fue carente de emociones en ambos lados, siendo Lucas Lobos por Tigres, y Jesús Corona por Rayados los más incisivos del encuentro.

Fue el argentino el encargado de llevar más peligro al arco de Jonathan Orozco. El argentino probó de media y larga distancia al arquero rayado sin llevar mayor peligro a su puerta. Mientras que Monterrey intentó con desbordes del ‘Tecatito’ y uno que otro destello de Humberto Suazo.

La jugada más clara de Rayados fue un centro de César Delgado, desapercibido en el encuentro, que no alcanzó a rematar de buena forma Aldo de Nigris. Y la más clara, en la última jugada del partido, Humberto Suazo dejaría con el grito de gol en la garganta tras meter disparo que se culminó estrellando en el poste. Eso fue todo para Rayados.

Sobre la jugada del gol, David Toledo con muy pocos minutos de haber ingresado al terreno de juego, filtró una pelota desde el sector derecho para que Alan Pulido, quien entrara en el inicio del segundo tiempo, punteara la pelota para vencer a Jonathan Orozco. Fue el delantero el verdadero revulsivo de su equipo y del partido, uno de los pocos hombres que entendió la importancia de un clásico de tanta rivalidad como el de Monterrey.

Así, en el duelo de la emoción, del orgullo regiomontano, ganó Tigres con un arañazo dentro de un muy pobre espectáculo sobre el terreno de juego. Nuevamente el mayor aplauso se lo llevó la afición que como siempre, no dejó de alentar a ninguno de los dos equipos.

Relacionados