thumbnail Hola,

Chivas, Pumas y Cruz Azul viven enfermedades similares, aunque con diagnósticos sumamente distintos.

Cada quien tiene en su almohada una fragancia distinta que cautiva cada vez menos. Las pesadillas abundan en los colchones de tres 'grandes' a los que cada vez se les ponen más comillas a un lado.

No es la primera vez que se escribe sobre los nauseabundos pasos de los equipos importantes. Más normal es que uno esté sano y que los tres restantes anden estornudando, con una gripa del carajo o una terrible neumonía. Sin ser médico pero en plena etapa de enfermedades, los tres equipos debilitados padecen síntomas similares aunque con diagnósticos diferentes.

Mientras América se cuece aparte, Cruz Azul retumba con un inicio débil y flojo, sobre todo después del excelso campeonato anterior que se vivió. Pumas regresó a las andadas con un ritmo que recuerda lo peor de la etapa García Aspe, y Chivas... pobres Chivas.

Si bien no se debe comparar el presente de Cruz Azul y Pumas con el de Chivas, tampoco se pueden olvidar los 17 años sin campeonato de la Máquina o el desastre institucional que padece el cuadro universitario. Todos tienen demonios urgentes por atender, los cuales se ven maquillados cuando llegan rachas positivas y ensombrecidos cuando aparecen las derrotas.

Lo de Guadalajara es simplemente inentendible. Parecía que el proyecto actual era el bueno. Buenas contrataciones a nivel directivo y equipo de futbol, con jugadores consagrados y jóvenes que tienen mucha proyección, y un entrenador que mostró excelentes credenciales en Monarcas. Simplemente lo de Chivas no se entiende y va más allá del eternamente señalado Jorge Vergara.

La enfermedad de Chivas es la típica que necesitas 20 mil estudios para conocer qué la genera. Es simplemente increíble.

Sobre Pumas, más bajo no se podía estar. La ya enfermiza estancia de José Luis Trejo era perjudicial en todos los aspectos. Sin embargo, en el caso de los universitarios, parece que la crisis va más allá de perder unos partidos o simplemente de ganarlos. Tres victorias no deben obviar que Pumas está perdido en una planeación espantosa, con demasiados jugadores veteranos (que además juegan a las 12:00 pm.), un exceso de extranjeros (muchos de ellos sin nivel para jugar en ese equipo) y una deficiente generación de futbolistas de nivel provenientes de la cantera. Si Javier Cortés es la 'perla' de fuerzas básicas, algo anda muy mal ahí.

Su enfermedad va más allá del presente. Es algo mucho más arraigado.

Y finalmente, Cruz Azul. Mientras la Máquina no gane un título, sus rachas serán siempre exageradas. Sí, es cierto, Cruz Azul tiene 5 de 15 puntos, a ratos juega horrible y su delantera no le mete gol ni a un arcoiris. Pero de ahí a hablar de "crisis" en La Noria, me parece que es una exageración.

En un futbol tan poco complejo como el mexicano, en el que ganas tres partidos y ya estás enrachado, que nadie dude que los celestes en unas fechas más esté peleando los primeros lugares de la tabla. Si con 19 puntos se califica a la liguilla, a Cruz Azul le bastaría con tener en fila unos buenos resultados para volver a la pelea. Ojo, que en ataque, las malas rachas no van a durar todo el torneo, menos con una plantilla como la de la Máquina.

De los tres enfermos, los cementeros están viviendo una simple recaída dentro de la enfermedad a la que sobrevive desde hace 17 años.

Relacionados