thumbnail Hola,

Cruz Azul no ha podido ganar las últimas seis finales en las que el 'Coloso' de Santa Úrsula ha formado parte

La historia de Cruz Azul dentro del fútbol mexicano se escribe con letras de oro. Siendo el campeón más rápido de México desde su ascenso, le dio vida a la década de los setentas, la cual dominó a placer, pasando en menos de 15 años de ser un equipo de segunda división a uno de los referentes del balompié nacional.

Fue en el Estadio Azteca, histórico inmueble con grandes relatos para el mundo del fútbol, en donde La Máquina junto a hombres como Miguel Marín, Fernando Bustos, 'Kalimán' Guzmán, Horacio López y una constelación de estrellas en donde los Celestes dieron vida a su grandeza.

A pesar de que ya había sido campeón en dos ocasiones, el Azteca se hizo azul debido a una final que también sería la detonante para el llamado 'Clásico Joven'. Aquella temporada 71-72 vio a La Máquina Cementera ganarse el corazón de los aficionados humillando al América al son de 4-1. Así es como se dio la conocida hegemonía Cementera en los setentas, haciendo del 'Coloso' de Santa Úrsula su hogar.
Años después, ya radicados en el Estadio de la Ciudad de los Deportes, o Estadio Azul, La Máquina no pitó como lo haría en sus años mozos, e inclusive, aquel recuerdo de un fortín azul en el Azteca se derrumbarían.

Después del campeonato conseguido en la 79-80 ante Tigres, Cruz Azul jamás conseguiría un campeonato en el Estadio Azteca. Apenas a la campaña siguiente, Celestes y Pumas se jugarían el prestigio. Una victoria 1-0 como local para La Máquina fue eclipsada por el 4-1 en la vuelta de los universitarios.

En la 86-87, nuevamente Cruz Azul enfrentaría a otro de los Cuatro Grandes, Chivas; nuevamente los capitalinos rescatarían una mínimo victoria con un gol in-extremis de José Juan Morales. Ya en la vuelta, los hermanos De La Torre, con 'Chepo' y un doblete de 'Yayo', hicieron que Guadalajara explotara en júbilo logrando remontar a un equipo que estaba poco a poco perdiendo la mística que lo caracterizó con anterioridad.

En 1989 el América cobraría venganza de la final en los setentas.  En un duelo de poder a poder, la ida terminó con las Águilas volando alto gracias al penal de Antonio Carlos Santos al 58', que daría a los suyos la victoria con un marcador de 3-2. La vuelta fue otro espectáculo con tres anotaciones en menos de 25 minutos. La Máquina con Lapuente en el banquillo parecía que lograría levantar el título; pero el que a la postre se convertiría en ídolo Celeste, Carlos Hermosillo, los privó en los minutos finales de dicho campeonato.

Entrando a la etapa de los 90s, Necaxa sería verdugo de Cruz Azul en la última final de los Celestes como locales en el Azteca. El equipo de Ricardo Peláez y Alex Aguinaga se llevó la gloria de su también casa, haciendo que la despedida del visitante de Hidalgo fuera una llena de tristeza.


El Azteca volvería a recibir al que otrora fuera su inquilino más exitoso en dos ocasiones más: La final de la Copa Libertadores y más recientemente, el partido en contra del América en el Clausura 2013.

En ambas ocasiones el cuadro capitalino perdió en su partido dentro del recinto que hiciera famoso a Maradona y Pelé; y terminó cayendo en serie de penales, en La Bombonera contra el mítico equipo argentino, y en el mismo 'Coloso' de Santa Úrsula el año pasado.

Así, Cruz Azul vuelve a un hogar que ha visto las mejores de sus hazañas; tanto como las peores de sus épocas.

Relacionados