thumbnail Hola,

El ídolo y capitán de las Chivas tuvo un efímero pero buen paso por el Atlas, en donde de ser odiado se convirtió en pieza fundamental de los Rojinegros

Omar Bravo hoy es duda para el duelo que paraliza a Guadalajara. El goleador histórico de las Chivas ha caído bien en su regreso a Verde Valle cuando parecía que su carrera iba en declive.

Metido en una espiral de transferencias, pasando de España a Tigres, posteriormente a Chivas, en donde fracasaría, para ir a un supuesto retiro a la MLS con el Kansas City, pasar por Cruz Azul y para el disgusto de ambas aficiones, vestir la casaca del Atlas antes de, por enésima vez, regresar a Chivas.

Fue ese mismo odiado paso por el Atlas con la tutela de Tomás Boy que se convirtió en un hombre referente de los Rojinegros.

En 2013 Atlas sorprendió calificando a la Liguilla, teniendo al mochiteco como goleador con siete tantos en 17 encuentros, pasando de recibir los constantes abucheos de la afición a ser elegido capitán de la escuadra y recibir el aliento de los Rojinegros.

Ya en la segunda mitad del año, el rendimiento colectivo e individual de los Zorros decayó considerablemente, el histórico de Chivas anotó un tanto menos en, de igual manera, un cotejo menos disputado. Dejando así su registro como atlista en 13 goles durante 33 partidos jugados.

Es así como Omar Bravo regresa al Jaslico, en donde vivió su mejor etapa como jugador de Chivas, y de Atlas, esperando enfrentar a su ex equipo sin tener algún tipo de sentimiento encontrado.

Artículos relacionados