thumbnail Hola,

Atlante luce como la victima para perder la máxima categoría este año, ante un Atlas que por ahora se ha hecho fuerte en el tema económico. Otros más podrían colarse.

Con el inicio del Clausura 2014 en donde se buscará el segundo monarca del año futbolístico, otros equipos se preparan para otra guerra, esa que si se gana se festeja apenas un poco menos que si se ganara un título.

Este torneo tiene un tono especialmente relevante pues se tendrá que definir al equipo que pierda la máxima categoría gracias al trabajo de tres años desastrosos. De principio a esta tortura, Atlante, Atlas, Puebla y Chiapas, son los invitados principales. Atrás de este pelotón se podría incluir a Veracruz y al Rebaño Sagrado.

Veracruz, a pesar de tener 19 puntos de ventaja, su porcentaje es engañoso pues tiene menos partidos que todos en Primera División, y si empezará a perder partidos en el Clausura 2014, caería rápidamente. Por otra parte la situación de Chivas no es dramática, tiene 16 puntos de ventaja sobre el Atlante y seguramente en su calidad de equipo grande, los directivos querrán otra cosa, no solo salvarse del descenso.  

Chiapas con 12 puntos de ventaja sobre el último lugar en el descenso, no deberá descuidarse. A pesar del buen torneo que tuvo este semestre, los equipos de Sergio Bueno suelen desplomarse inmediatamente, cosa que no convendría en este instante.

Rubén Omar Romano con Puebla iniciará 12 puntos del último lugar en el descenso, en este semestre estuvieron también a punto de entrar a la liguilla, ahora con un plantel más fortalecido esperan desaparecer de una buena vez el fantasma del descenso que los ha rodeado desde que regresaron a Primera División en 2008.

Ahora con otros dueños se supone que el Atlas tendrá los medios para alejarse de la problemática del descenso, solamente 8 puntos lo separan del último lugar. Si desciende será un mal negocio para TV Azteca que compró al equipo, por ahora económicamente ya se dio un avance pero los resultados en la cancha, hasta no ver, no creer. 

Todos los partidos del Atlante serán como una final en busca de eludir el descenso y para entrar en calor abre el torneo enfrentado al campeón.

El Atlante no se ha reforzado como para descontar los ocho puntos de desventaja respecto al Atlas y por ahí su salvación podría estar en un mal torneo que tuviera el Veracruz de algunos 12 puntos ó menos.

 


 

Relacionados