thumbnail Hola,

Fueron casi igual de exitosos en sus carreras como futbolistas y son amigos. Pero a la hora de tomar el camino del Directivo, ambos desarrollaron carreras muy contrastantes.

Ambos son grandes futbolistas que marcaron una época en los años 90’s para la selección mexicana, ahora viven caminos contrastados como directivos de los equipos de su corazón. Alberto García Aspe demostró durante un año tres meses, que el trabajo como directivo de los Pumas de la UNAM, junto a su equipo de trabajo, le quedó muy grande.

Después de haber conseguido dos títulos y siete liguillas disputadas, con un promedio normal. Mario Trejo decidió salir de la dirección deportiva y la cúpula mayor de la UNAM, le dio oportunidad a un inexperto García Aspe, que junto con Alberto Medina parecía una dupla que iba a brillar y llevar a Pumas hasta lo más alto. Sin embargo, en poco tiempo se comprobó todo lo contrario.

No solamente sus números con balance negativo en victorias, empates y derrotas le delatan como un directivo deficiente, si no que también ha logrado colmar la paciencia de la cúpula, al gastarse dinero para fichar jugadores que no han podido rendir de gran manera en los Pumas.

Al gasto que se hizo en la contratación de tres técnicos en un lapso de un año y tres meses, a esto le podemos agregar el gasto de 20 millones por comprar ocho futbolistas, de los cuales solo uno juega de forma asidua. La llista es la siguiente, Ariel Nahuelpan, Cándido Ramírez, Juan Pablo Rodríguez, Robin Ramirez, Emanuel Villa, Luis García, Jaime Lozano y Martín Romagnoli.

Solo Cándido ve minutos de manera frecuente, Nahuelpán viene llegando y le falta probarse. Pero el resto de estos futbolistas no comprobaron tener lo que se necesita por llevar al equipo a la cima. Quién sabe, tal vez sea que los mismos jugadores estaban en desacuerdo con la constante toma de decisiones y volatilidad de la directiva dirigida por Aspe durante este tiempo.

Hay que entender que los jugadores del equipo prefieren mantener la continuidad de un cuerpo técnico y no estar sometidos a la presión frecuente que genera el cambiar de DT tres veces en un solo año. Aparte esta dirección deportiva no estuvo acertada tampoco en la calidad de sus entrenadores, con la mala racha que arrastraba Joaquín del Olmo, la pésima relación de Carrillo con las estrellas del equipo y uno de los peores arranques en la historia del equipo, fue razón suficiente para que la cúpula dijera ‘basta’.

Por el contrario de Ricardo Peláez, que desde el 10 de noviembre de 2011 que llegó, ha convertido al América en uno de los planteles más completos de México. Pero no solo lo hizo con estilo, trabajo y buen ojo para fichar personal. Si no que lo hizo con un solo técnico que le trajo el mejor promedio de puntos desde los tiempos de Leo Bennhaker y su súper equipo de los 90's. Pero sobre todo, fichando a buenos jugadores, o jugadores en malos momentos como Rubens Sambueza y Miguel Layún, que en dos años solamente, Miguel Herrera los convirtió en campeones de México y revivió sus carreras por completo.

Es duro el contraste, pero ya que son amigos entrañables por todo lo que pasaron juntos en el Tri, el ya ex directivo de Universidad debería sentarse junto a su amigo Peláez y pedirla uno o dos consejos de carrera como directivo en un equipo de fútbol. Ahora solo esperemos que Pumas logre encontrar al hombre o equipo indicados para sacar a Pumas del hoyo negro en el que está. Así que solo se le puede desear mejor suerte para la próxima a García Aspe, y enhorabuena a Peláez, que sigue cosechando éxitos. Fin del comunicado.

Relacionados