thumbnail Hola,

Cruz Azul es una máquina para Veracruz

Los duelos entre Cruz Azul y Veracruz no han presentado ningún peligro para la Máquina cementera en el último tiempo. En el historial, los capitalinos, son absolutos dominadores.

Los últimos ocho partidos oficiales que disputaron Cementeros y Tiburones, antes de que estos últimos se fueron al descenso, marcan una clara hegemonía del conjunto capitalino. Pues siete los ganó Cruz Azul. Y ya sea en la capital mexicana, o en el puerto veracruzano, los Tiburones Rojos no pudieron doblegar a los celestes y se tienen que remontar a 9 años atrás para encontrar un registro favorable.

Desde la última vez que se enfrentaron Veracruz y Cruz Azul, hasta que disputen el partido el sábado en el Estadio Luis “Pirata” Fuente, han transcurrido nada menos que 1995 días. Y es que el último encuentro entre ambos fue hace más de 5 años, por la Jornada 6 del Torneo de Clausura del 2008.  El duelo se disputó en el Estadio Azul y terminó con victoria 1-0 para La Máquina, con gol del entonces juvenil César Villaluz, a los 64 minutos de partidos.

Aquella tarde, el Cruz Azul saltó al campo con Oscar Pérez, Denis Ramón Caniza, Joel Huiqui, Julio Domínguez Juárez, Gerardo Torrado, Jaime Lozano, Cristian Riveros, Edgar Andrade, Cesar Villaluz, Carlos Bonet, Miguel Sabah. Siendo Torrado el único jugador que volverá a enfrentar a Tiburones Rojos luego de ese último duelo entre ambos. El entrenador de los cementeros era el uruguayo Sergio Markarían, que hoy dirige a la Selección de Perú.

Por parte del Veracruz, jugaron Jorge Bernal, Gabriel Briceño, Luis García, Franco Peppino, Salustiano Candia, Rodrigo Ruiz, Hugo Garcia, Santiago Raymonda, Javier Restrepo, Claudio Graf y Miguel Layun. El DT de entonces era el hoy americanista Miguel Herrera

Ese partido puso a la escuadra del “Piojo” Herrera con serios problemas de cara al descenso, al dejarlos con un porcentaje de sólo 1.0549. A la postre, el equipo veracruzano terminó descendiendo y no volvió hasta este semestre gracias a la compra de la franquicia de La Piedad.

Antes de este partido, los otros 6 registrados entre ambos fueron todos dominados por Cruz Azul, que incluso incluyeron goleadas, una de 1-4 y dos de 3-0. Pero no siempre fue todo amargo para los Tiburones Rojos, antes de este dominio celeste, hubo alegrías para los del puerto.

Por la jornada 11 del Apertura 2004, hace 3207 días, el Veracruz le ganó 3 a 2 al Cruz Azul, con un inspirado Cuauhtémoc Blanco.

Blanco consiguió los dos primeros tantos de los locales. Primero mediante el punto penal con tan sólo ocho minutos disputado. Y sólo cinco minutos más tarde, a los 12’, anotó el 2-0. Cuando el primer tiempo ya acababa, el argentino Luciano Figueroa descontó el marcador para La Máquina. En la segunda mitad, el uruguayo Gustavo Biscayzacú marcó el 3-1, y cuando el partido ya expiraba, César Delgado anotó el 3-2. Resultado que sería el definitivo en aquella última noche de alegría veracruzana.

Ese partido, tras 11 fechas disputadas, dejó a  Tiburones Rojos en la cima del campeonato con 27 puntos. Mientras que a Cruz Azul, lo dejó sumido en el fondo con sólo  siete unidades. Realidad muy distinta a la que se vivió en el último encuentro entre ambos.

Los 11 que jugaron ese partido para Veracruz, fueron Jorge Bernal, Isaac Terrazas, Javier Flores, Lucas Ayala, Pablo Quatrocchi, Braulio Luna,  Juan Santiago Santiago, Christian Giménez, Cuauhtemoc Blanco, Walter Jiménez, Gustavo Biscayzacú. El “Chaco” Gímenez, que estuvo en esa última hazaña porteña, se volvió actualmente un estandarte del Cruz Azul. El DT era Wilson Graniolatti, actual estratego de Atlante.

Por ese alicaído Cruz Azul jugaron Emmanuel González, John Restrepo, Ricardo Osorio, Joel Huiqui, José Hernández, Tomás Campos, Marco Garcés, Aarón Galindo, Emilio Mora, César Delgado, Luciano Gabriel Figueroa. El técnico de turno, que debutó en ese partido con La Máquina Cementera, fue José Luis Saldívar.

El sábado, se disputará el noveno encuentro desde esa última victoria veracruzana. El historial pone a Cruz Azul con siete partidos ganados (cuatro como local y tres de visitante) y sólo uno perdido. Además tiene 17 goles a favor en los nueve encuentros, es decir un promedio de 2.2 goles por partido. Y en definitiva, un rendimiento casi perfecto, de 87.5% en este reciente historial.

Caso contrario es el de Tiburones Rojos. Que en estos ocho partidos anteriores sólo logró una victoria y perdió los otros siete partidos siguientes. Registra sólo seis goles a favor y un rendimiento de 12.5% en los últimos duelos entre ambos.

Pero en la actualidad, los del puerto creen que la historia está para cambiarla. Y de la mano de Ángel Reyna, uno de los goleadores del certamen, esperan volver a la senda del triunfo.

El partido, de la jornada cuatro, se llevará a cabo a partir de las 18.00 hrs en el histórico Estadio Luis “Pirata” Fuente. El coliseo que vio la última victoria de los escualos hace más de 9 años.

Artículos relacionados