thumbnail Hola,

José Ramón Fernández hace un análisis del Tri tras su participación en Brasil. Además, propone puntos a considerar para 2018.

Estos serán los diez puntos clave de la selección mexicana para la Copa del Mundo que se disputará en cuatro años dentro de Rusia.

1.- Europeos.

Guillermo Ochoa, Héctor Herrera y Giovani Dos Santos, en ese orden, los mejores futbolistas de México en el Mundial. Al final fueron los europeos y en puestos clave, los jugadores que volvieron competitiva la selección.

2.- Memoria.

México no tiene memoria y no le conviene tenerla porque se encuentra cómodo en los extremos. La selección es la mejor del mundo o la peor en cuestión de días, de horas y según Twitter y Facebook, en cuestión de segundos.

3.- Estilo.

Presión, velocidad, personalidad con la pelota y ahora garra, dureza incluso y valentía, son los fundamentos que México debe confirmar en cada partido, cada categoría y cada torneo que venga para empezar a fundar un estilo. En ese sentido Brasil 2014 fue un manifiesto.

4.- Entrenador.

Miguel Herrera es el técnico ideal para el primer equipo de México, si, no cabe duda. Sobre todo cuando ya se ha invertido un Mundial entero en su educación. Descartar este tipo de experiencia sería un desperdicio.

5.- Dueño.

Queda claro quién debe ser el técnico de México durante los próximos cuatro años, lo que nadie ha cuestionado es si la selección debe cambiar de dueño. No de directivos, no de ejecutivos... de dueño. Porque tiene un dueño.

6.-Constancia.

Seis Mundiales consecutivos jugando los octavos es una estadística demoledora, México confirma que es un fútbol de media tabla, a veces de media tabla para arriba y otras de media tabla para abajo.

7.-Hipoteca

Hemos dicho hasta el cansancio que el quinto partido nunca debe ser un objetivo, esa línea la marcaron televisoras, patrocinadores y directivos a partir de un estudio de mercado donde se demostraba, que jugando cinco partidos en un mundial, el retorno de inversión y los beneficios se duplicaban.

8.- Quinto partido

El famoso quinto partido entonces, no es un objetivo, es un lugar en el tiempo, porque llegar a él bajo las condiciones tan inestables del fútbol mexicano, puede ser tan circunstancial y engañoso como merecido es por ejemplo en el caso de los alemanes, que llevan diecisiete Mundiales consecutivos llegando a cuartos.

9.- Vecinos.

México lleva años conviviendo por el norte con las poderosas estructuras del fútbol en los Estados Unidos, y parece no haberle aprendido nada. Ahora, convivirá al sur con los estupendos valores de los cuartofinalistas Ticos, educación, estilo y humildad. Debería imitarlos en algo.

10.-Dignidad.

El Mundial de México fue orgulloso, no digno. La dignidad es una palabra fuerte, respetable. Tiene que ver con competir y hacerlo defendiendo una forma de entender la vida y en este caso el juego. La selección lo hizo durante todo el campeonato, pero falló cuando perdió precisamente esa entereza que se necesita para morir con la suya. Perdió el Mundial cuando perdió la dignidad.

Relacionados