thumbnail Hola,
En vivo

Premier League

  • 14 de abril de 2013
  • • 08:05
  • • Britannia Stadium, Stoke-on-Trent, Staffordshire
  • Árbitro: J. Moss
  • • Espectadores: 27191
0
F
2

Carrick y Van Persie le dieron la victoria al conjunto de Sir Alex Ferguson.

Manchester United le ganó a Stoke y está cerca del título

Carrick y Van Persie le dieron la victoria al conjunto de Sir Alex Ferguson.

Getty Images

El United apenas tuvo que sudar en su visita al Stoke City. Un tempranero gol de Michael Carrick, y otro de Robin Van Persie, ponen más cerca que nunca el título de la Premier.

“Ningún equipo juega muy bien contra el (Manchester) United porque les temen”, declaraba esta semana Roberto Mancini – entrenador del Manchester City – intentando explicar la buena temporada de los Red Devils en la Premier League. Miedo o no de por medio, lo cierto es que los números están ahí: primeros en la liga inglesa y quince puntos por encima de su más cercano perseguidor, justamente el City de Mancini.

Tras unos últimos partidos en los que se apreció un bajón de nivel considerable, al United le tocaba visitar el siempre difícil Britannia Stadium para jugar ante el Stoke City. Y es que parece que tras caer eliminados en Champions ante el Real Madrid, una depresión generalizada azotó al plantel de Old Trafford. Tocaba reaccionar.

La última victoria del Stoke ante el United en Premier League data de 1984. La 2012/13 no ha salido como esperaban por los predios del Britannia, y el Stoke lucha por no descender. Qué lejos está este equipo de aquel de hace pocos años que logró dar la sorpresa en la Europa League. Con una defensa frágil y un ataque inexistente (el peor de la Premier League), al Stoke le tocaba encomendarse a su gente. Con un 4-5-1, donde Kenwyne Jones era el único punta, los locales dejaban claras sus intenciones: aguantar el juego del Manchester United y entorpecer cualquier avance hacia el arco de Begovic.

Lástima que el fútbol tenga esa capacidad de burlarse de cualquier planteamiento pre-establecido. Apenas a los 5’ un balón suelto tras un tiro de esquina encontró a Michael Carrick, que solo tuvo que empujarla para abrir el marcador.

El United nunca arrolló, pero no tuvo necesidad de hacerlo. El Stoke era un equipo indolente, sin alma; con más capacidad física que técnica, y con ninguna intención de arriesgarse. Esta falta de compromiso con el espectáculo la pagó caro cuando a 25 minutos para el final, Andy Wilkinson cometió un claro penal sobre Robin Van Persie. El delantero holandés fue el encargado de patearlo y no falló. Mientras Tony Pulis – DT local – se desquiciaba en el banco, Sir Alex Ferguson celebraba con Van Persie el segundo y último gol del partido.

Si consiguen siete puntos en sus próximos cinco partidos, Sir Alex y sus muchachos serán campeones de la Premier, otra vez.

Artículos relacionados