thumbnail Hola,
En vivo

UEFA Liga de Campeones

  • 13 de febrero de 2013
  • • 13:45
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: F. Brych
  • • Espectadores: 79429
1
F
1

El primer acto terminó igualado

El primer acto terminó igualado

Real Madrid - Manchester United / Getty

Real Madrid y Manchester United empataron 1-1 con goles de Danny Welbeck para el conjunto inglés y de Cristiano Ronaldo para los locales, ambos de cabeza. Se define el 5 de marzo.

Luciano Román Garzo
Redactor
Goal.com Argentina
Seguilo en

De no ser porque tiene un hermoso campo de juego en el medio, el Santiago Bernabéu podría ser tranquilamente un teatro. No sólo por la comodidad de sus gradas sino también por las estrellas que se llevaron todas las miradas en la noche de Madrid. De un lado el local, explosivo, oportunista e inteligente para atacar. Del otro, un Manchester United que, sabiendo que iba a ser avasallado por el dueño de casa, se atrincheró en el fondo y estuvo lejos del protagonismo que suele encarnar cada vez que juega.

Una muestra más de que el fútbol es impredecible fue el impecable cabezazo de Danny Welbeck, tras un centro medido de Rooney. Cuando nadie lo esperaba, los de Sir Alex Ferguson se pusieron en ventaja pero eso no modificó el trámite del partido porque Real Madrid sostuvo su verticalidad y consiguió su recompensa con la misma fórmula que el United: envío estético de Di María desde la izquierda y pase quirúrgico de la cabeza de Ronaldo a la red. No fue casualidad la aparición del goleador portugués, que fue dinamita para la defensa roja.

En el gol del empate y durante todo el primer tiempo, Rafael nunca pudo cubrir su posición en la parte derecha de la defensa, por donde lo atacaron constantemente Ronaldo, Coentrão y también Di María cuando decidía escalar por esa banda. El agravante fue que Ferguson decidió poner a Rooney como volante por derecha, bien lejos de su hábitat natural y esto repercutió directamente en el sistema defensivo del conjunto inglés, cuya última línea fue endeble.

En el complemento, a los de Mourinho les costó mantener la supremacía del primer tiempo porque el visitante salió decidido a recuperar la pelota para así poder atacar, aunque la enorme distancia entre Rooney y Van Persie afectó a la parte creativa del equipo.

Ni el ingreso de Pipita Higuaín y Luka Modric pudieron lograr romper el empate ante una defensa que dejó huecos por doquier pero contó con un guardaespaldas de lujo como De Gea que hasta atajó un tiro con una volea de derecha llegando al segundo palo.

La impotencia que la enorme actuación del arquero visitante le generó a los delanteros del Madrid hizo que en los últimos el Merengue perdiera la paciencia no lograra concluir sus ataques, mientras que el Manchester buscó salir de contra pero jamás logró establecer conexión entre los volantes y los delanteros.

El primer acto de esta obra culminó. Los actores cumplieron un papel acorde a la circunstancia aunque alguno haya tenido que utilizar otro disfraz por pedido expreso de uno de los directores. La obra tendrá su final en el Teatro de los Sueños, en donde uno de los elencos corre con la ventaja de conocer el escenario a la perfección.

Artículos relacionados