thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 1 de septiembre de 2013
  • • 05:00
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: Carlos Clos Gomez
  • • Espectadores: 72231
3
F
1

Cristiano Ronaldo, de cabeza, puso el 2-0 parcial en el marcador.

Real Madrid liquidó a Athletic Bilbao

Cristiano Ronaldo, de cabeza, puso el 2-0 parcial en el marcador.

Getty Images

El equipo blanco jugó su mejor partido en la temporada. Luka Modric se ganó la ovación del Santiago Bernabéu mientras que Isco convirtió por duplicado para el 3-1.

Real Madrid por fin pudo festejar tras una gran actuación. Dijo Ancelotti que ante Athletic debía ser el día en que sus dirigidos se destaparan y, aunque le costó por momentos, el conjunto merengue mantuvo su pleno de victorias en la Liga, cerrando el partido más completo de los que  lleva disputados en esta edición del certamen. Sobre todo, gracias a un Cristiano Ronaldo que condujo a los suyos en la primera parte, y a unos Isco y Modric que comandaron el mediocampo a su antojo. Especialmente el croata.

A partir de ahí, la buena labor de los blancos y el alto ritmo en ataque que esta vez sí impusieron fueron determinantes. Marcó primero Isco, tras una soberbia jugada colectiva, y el propio Ronaldo llevó la tranquilidad al resultado antes del descanso. Se estrenó así el luso en esta Liga, justo un año después de haber proclamado su tristeza en Madrid. Isco e Ibai terminaron de dibujar el 3-1 final en el marcador.

Con un horario matutino inusual en el Santiago Bernabéu, empezó el partido. Como un domingo cualquiera, el desayuno se les alargó a los futbolistas madrileños, con la charla, el diario… y cuando quisieron darse cuenta el estadio estaba lleno y Athletic llevaba un rato maniatándolos en el mediocampo.

Cristiano Ronaldo fue el mejor despertador. Afortunadamente para el Real Madrid, el 7 no sabe qué es eso de quedarse dormido, y empezó a empujar a sus compañeros. Al minuto 23 probó con un disparo desde la la puerta del área que fue el toque de atención que necesitaban los suyos. En ese córner, a punto estuvieron de marcar entre Ramos y Pepe. Y sería en la siguiente jugada, apenas dos minutos después, cuando llegaría el primer gol del partido en una jugada sensacional. La inició el propio Cristiano en la banda izquierda, eludiendo rivales, el balón pasó a la derecha a través de Isco, y Benzema asistió finalmente al malagueño por encima de la defensa para que el 23 batiera a Iago Herrerín. Un golazo, desde el principio hasta el final.

La calma llegó antes del descanso. Athletic, que llevaba en pie media parte con cierta suficiencia, veía cómo en apenas tres minutos Real Madrid lo había desmontado. Se lo notó dolido. Beñat lo intentó de tiro libre, pero el elenco de Bilbao ya no respiraba igual. Su solidez defensiva no aguantaba ya con la misma fortaleza las embestidas merengues, cada vez más frecuentes y cada vez más punzantes al ritmo que marcaban Ronaldo, Modric e Isco. Di María, hoy titular, tuvo su oportunidad. Benzema también contó con un par en sus pies. Pero sería Ronaldo el que marcaría en la última jugada antes del entretiempo, cabeceando un centro a la red. Tan fácil. Tan letal. Justo hace un año, Ronaldo anunciaba al mundo que se sentía triste en Real Madrid. Nada parece quedar de aquella declaración.

Y Modric se llevó la ovación. Comenzó la segunda parte como había terminado la primera: con el equipo de Ancelotti como claro dominador. Tras el descanso, los blancos siguieron progresando en su transición hacia un juego más vistoso, con rapidez, corazón, cabeza, y mucho fútbol. Donde se destacaría por encima de todos un Modric imperial en el mediocampo. Por su claridad en ataque, por su sacrificio en defensa y por su orden táctico. El Bernabéu le regaló su aplauso y se está ganando la idolatría poco a poco.

Isco le puso la frutilla al postre. El malagueño es otro que va por la misma senda que el croata y marcó su segundo gol para redondear un muy buen partido. El mejor con Ancelotti. Una buena combinación entre Ronaldo y Benzema terminó con el balón en los pies del 23, que desde adentro del área venció a Iago Herrerín. Entró Jesé, que debutó en esta Liga y tuvo dos oportunidades para marcar. Ibai tuvo tiempo de maquillar el resultado al fusilar a Diego López cerca del final, pero no sería problema para un equipo merengue que esta vez sí mostró su mejor cara.

Artículos relacionados