thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 31 de marzo de 2013
  • • 09:00
  • • Iberostar Estadi, Palma de Mallorca
  • Árbitro: Miguel Ángel Ayza Gámez
  • • Espectadores: 14716
2
F
3

Domingo de Resurrección coruñés

Domingo de Resurrección coruñés

Getty Images

La fiesta del fútbol se vivió con toda su intensidad en el Iberostar Estadio de Mallorca, especialmente para los de Fernando Vázquez.

Sin especiales sorpresas en los onces titulares, entre los que se encontraban Pedro Geromel y Aythami Artiles en detrimento de Pedro Bigas y de Ze Castro respectivamente, comenzó la jornada vespertina del Domingo de Resurrección.

El primer cuarto de hora transcurrió con un intenso juego por parte de ambos conjuntos, luchando denodadamente por cada balón, más jugón el Dépor y ligeramente más agresivo el equipo local. El primer córner había sido para los blanquiazules, quienes también reclamaron un posible penalti sobre Bruno gama en el minuto 15.

Pero en el minuto 19 llegaría el gol de Víctor Casadesús aprovechando un espectacular error de Carlos Marchena en el despeje, y con la colaboración de de Aythami Artiles, quien desvió lo justo el disparo para que el conjunto insular se adelantara en el marcador (1-0).

Paradójicamente el gol descolocó al equipo de Gregorio Manzano, que repentinamente se hallaba desubicado y corriendo tras el esférico, lo cual aprovechó en el 26’ el lateral Silvio Ferreira, quien “sólo” tuvo que deshacerse de los pasivos defensores locales que casi le hacían el pasillo para finalizar con un colocado disparo que igualaba el marcador (1-1), gran gol del portugués.

Cinco minutos después pudieron adelantarse los coruñeses de haber ganado Luis Miguel Pizzi su mano a mano frente a Dudú Aouate; el Dépor se había repuesto y el Mallorca se había ido del encuentro.

Poco a poco se volvió a la normalidad y después el empuje bermellón retornaría durante los diez últimos minutos de la primera mitad, en los cuales se reclamó un penalti sobre Tomás Pina y un cabezazo de Alejandro Alfaro salió rozando el travesaño, para finalizar en el 45’ con un nuevo grave error de Carlos Marchena que perdió el esférico a los pies de Giovani dos Santos y cuando éste iba a meterse en el área, el propio jugador deportivista le derribó al borde del área, lo cual bien podía haberle supuesto la tarjeta roja. El propio mexicano lanzó la falta con maestría pero su balón se fue fuera por muy poco.

Sin cambios se inició la segunda mitad y pronto llegaría el 1 a 2, fea falta de Pedro Geromel sobre Iván Riki que botó Luis Miguel Pizzi y tras una serie de rechaces Carlos Marchena cabeceó al fondo de la red.

Poco después de pedirse penalti en el área local por supuesta caída de Pizzi, que el colegiado no consideró merecedora de tarjeta, Gregorio Manzano movió ficha por partida doble, dando entrada en el minuto 11 a Tomer Hemed y a Emilio NSue por Víctor Casadesús y Pep Lluis Martí.

El equipo bermellón había perdido el centro del terreno de juego y no carburaba, recordando al del final de la etapa de Joaquín Caparrós, prueba evidente de ello fue el descontrol que precedió al tercer gol visitante, obra de Iván Riki, quien cabeceó aprovechando un desgraciado rechace, tras una espléndida parada de Dudú Aouate frente a Luis Mguel Pizzi.

Minutos de zozobra aun mayor del equipo local, con un par de claras ocasiones coruñesas para sentenciar definitivamente el encuentro. A pesar de presentar la mejor entrada en mucho tiempo, el Iberostar Estadio enmudeció y no reaccionaba. Con más corazón que otra cosa comenzó a empujar de nuevo el equipo mallorquín y a punto estuvo de reducir distancias Tomer Hemed quien  mandó alto el esférico, sin olvidar que los blanquiazules no cesaban de crear peligro y hasta reclamaron otro posible penalti por mano de Alan Hutton.

Bruno Gama dejaría su sitio a Diogo Salomao, poco después sería Javi Márquez quien entraría por Fernando Tissone para ser seguidamente Nélson Oliveira el que sustituiría a Iván Riki, apenas quedaban diez minutos para el final.

Pero vaya diez minutos, que serían catorce; comenzarían con la desaprobación del respetable al juego de su equipo y se desataría la locura con el gol fantasma de Alejandro Alfaro en el 42’, ante la desesperación de los jugadores herculinos que reclamaban un fuera de juego que había sido clarísimo (2-3).

Hasta el pitido final todo fue pura emoción, pudo marcar Diogo Salomao y más clara aun fue la ocasión de Tomer Hemed que sacó Dani Aranzubía de la escuadra. Ovación de los mallorquines cuando se fue Juan Carlos Valerón al vestuario, no olvidan al canario. Zé Castro le sustituiría, tratando Fernando Vázquez de apuntar su defensa.

Y con un final de infarto concluyó el encuentro donde hubo casi de todo y, sobretodo, emoción. Justa victoria de los gallegos que aprovecharon la descomposición del equipo local provocada, quizás por una arriesgada maniobra de Gregorio Manzano. Los bermellones de nuevo en el peor de los escenarios y los coruñeses, que siguen por debajo de sus rivales, ven con más esperanza la salvación.

Artículos relacionados