thumbnail Hola,
En vivo

UEFA Liga de Campeones

  • 13 de marzo de 2013
  • • 13:45
  • • Estadio La Rosaleda, Málaga
  • Árbitro: N. Rizzoli
  • • Espectadores: 27451
2
F
0

Málaga ganó con resultado global 2 - 1

Roque Santa Cruz obra el milagro en La Rosaleda

Roque Santa Cruz obra el milagro en La Rosaleda

Getty Images

Un disparo de Isco en el primer tiempo y un cabezazo del paraguayo en el segundo acto guían al Málaga a una histórica clasificación

La Rosaleda recibía con un ambiente espectacular al encuentro de vuelta de octavos de final donde la presión fue el elemento táctico utilizado por ambos conjuntos. El Porto se mostraba valiente y con gran personalidad, lejos de parecer un equipo replegado con intención de custodiar el resultado traído de casa. De hecho, las posesiones más largas correspondían a los lusos guiados por la brújula de Moutinho.

El ritmo era endiablado, muy físico, con idas y venidas hacia ambas porterías; sin descanso. Helton, capaz de lo mejor y de lo peor, se hacía presente a los 35 minutos de juego tras un remate de Antunes. Los españoles se animaban, parecían haber perdido el vértigo ante la responsabilidad de la cita.

Joaquín se movía con soltura y precisamente una jugada suya, con participación de Isco, acababa en los pies de Gámez, el centro del lateral creaba incertidumbre en el área y a Helton en el suelo, previo contacto con Baptista, el balón quedaba libre y Saviola marcaba. Éxtasis en la grada que se convertía en incomprensión al comprobar que había sido anulado. El equipo parecía contagiarse de la rabia y acto seguido era Isco el que encontraba un hueco en la defensa portuguesa para describir una parábola que besaba las mallas. Ahora sí, éste subía al marcador e igualaba la eliminatoria. La primera parte cerraba con otro color y otro ánimo en el equipo local.

El segundo tiempo comenzaba prometedor para los intereses de los españoles, una carrera de Joaquín era frenada violentamente por el belga Defour, quien veía la tarjeta roja por doble amonestación. La grada vibraba ante la decisión del árbitro principal. Los de Pellegrini estaban muy motivados y soñaban con el segundo gol del partido.

El Porto dosificaba su ataque, echado atrás y arrinconado con evidentes signos de fatiga. La presión del inicio estaba pasando factura y sólo Lucho González sacaba la cara por la visita. En el Málaga tampoco sobraba la gasolina y el cansancio también asomaba en sus futbolistas. Santa Cruz fue el encargado de poner el segundo gracias a un buen remate de cabeza, justo cuando quedaban 13 minutos de partido.

El choque estaba abierto en los últimos minutos de juego, James Rodríguez demostraba su calidad en cada pelota que tocaba y los locales disponían de muchos metros en el ataque. Muchos nervios y demasiada incertidumbre que se disiparon con el pitazo final, el Málaga pasaba de ronda para mantener vivo el sueño de la Champions. Próxima parada: cuartos de final.

Artículos relacionados