thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 19 de mayo de 2013
  • • 10:00
  • • Estadio Municipal de Riazor, A Coruña (La Coruña)
  • Árbitro: César Muñiz Fernández
  • • Espectadores: 34000
2
F
0

Deportivo La Coruña 2-0 Espanyol: Riazor festeja tres puntos de oro

Deportivo La Coruña 2-0 Espanyol: Riazor festeja tres puntos de oro

Getty

Riazor fue un manojo de nervios durante 90 minutos, y es que con el fin de la temporada y la salvación no conseguida, cualquier punto es vital, hoy ante el Espanyol

El Deportivo La Coruña tenía la responsabilidad de hacerse con la victoria en Riazor frente a un Espanyol que buscaba los tres puntos para mantener sus esperanzas de un puesto europeo, al final, goles de Gama y Oliveira le dieron la victoria a un muy necesitado Deportivo

 Los primeros minutos fueron para los periquitos, apenas dos minutos de acción y el Espanyol casi se puso al frente con un remate de Stuani que se estrelló en el poste. El ritmo de juego lo dominaban los hoy de amarillo, poco a poco fue el Depor asentándose al ritmo impuesto por la visita hasta que niveló las acciones siendo Riki y Pizzi los más activos en el frente de ataque local. La primera mitad terminó con un empate a ceros parejos, pero que no servía a ninguno de los dos involucrados.

 El gol no tardó en llegar para la segunda mitad, el portugués Bruno Gama abrió las incidencias con un verdadero golazo, al 49 de tiempo corrido para obligar al Espanyol a volcarse con todo al frente; así lo hicieron, pero quedaron más expuestos sin lograr crear posibilidades reales de empatar el marcador. Riki tuvo el segundo gol que marcaría sentencia condenatoria minutos después, un mano a mano frente al arquero periquito, lamentablemente para su causa llegó sin poderío en sus piernas después del tremendo pique y estrelló su disparo en el rival.

 El partido se finiquitó al 90, cuando el ingresado de cambio Nelson Oliveira calló a sus críticos con una anotación de oro, un gesto mal intencionado que no justifica su pobre paso; pero que de todas maneras ayudó a Riazor a controlar los nervios y pensar que la salvación está más cerca que nunca.

Artículos relacionados