thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 15 de marzo de 2013
  • • 14:45
  • • Estadio Municipal de Riazor, A Coruña (La Coruña)
  • Árbitro: Carlos Velasco Carballo
  • • Espectadores: 31000
3
F
1

El Depor ganó y sueña con la permanencia

El Depor ganó y sueña con la permanencia

Getty Images

Los blanquiazules siguen dominando los derbis gallegos con una balsámica victoria ante un equipo vigués que perdió a su máxima estrella, Iago Aspas, por una agresión

El encuentro no decepcionó, colorido y bullicioso ambiente en las gradas y la tensión propia de cualquier clásico en el terreno de juego. El Dépor era el responsable de mover el balón y llevar la batuta mientras que el Celta esperaba su opción. Muy pronto se incendiaron las gradas de Riazor con un mágico pase de Valerón que Riki amortiguaba y golpeaba a las redes ante la complacencia de la defensa celeste. Apenas 10 minutos y los blanquiazules mandaban en el derbi. El equipo más necesitado golpeaba primero.

El gol motivó a los locales, más cómodos y con la sensación de haberse quitado presión de encima. Los celestes, hoy de rojinegros, avanzaban con pasos lentos y disparos lejanos. El duelo parecía equilibrarse hasta que Iago Aspas agredía a Marchena con un cabezazo que le suponía la roja directa. El de Moaña lejos de ser el previsible hombre clave de su equipo en Riazor se convertía en el principal problema para Abel Resino. Un flaco favor para los intereses vigueses que lo tenía todo en contra en casa del eterno rival.

Tardó el encuentro en encontrar la velocidad adecuada entre tantas pausas y poca claridad que sólo veía la luz cuando pasaba por las botas de Valerón quien encontraba el tempo adecuado para mover a los herculinos, en especial a Riki con el que estaba gestando una productiva sociedad.

El arranque del segundo tiempo fue para el cuadro olívico. El orgullo y la obligación les llevaba a atacar ante un Deportivo que extrañamente había salido de los vestuarios replegado, cauto y encomendado a las individualidades de Riki, cuyas acciones tropezaban con las manoplas del meta Varas, quien estaba cuajando una notable actuación que se vio ensombrecida cuando un espectacular golpeo en parábola de Silvio, lateral cedido por el Atlético, se alojaba en la escuadra. Duro revés para un Celta que había salido más serio pero igual de estéril que en el primer acto.

Quedaban 25 minutos que se iban a hacer muy largos para un equipo celeste que había bajado los brazos ante el panorama que se venía encima con dos goles en contra, un hombre menos y muy malas sensaciones para doblegar a la defensa deportivista. A la contra el Dépor era mortal y lo demostraba cuando el recién incorporado Salomao disponía de metros para correr y ningún rival al que retar, a excepción de Varas al que quebraba con una elegante finta para marcar. Acto seguido, la respuesta la ofrecía en el Celta con sus hombres de refresco, el asistente era Krohm-Dehli y el ejecutor Park, un gol que apagaba brevemente la fiesta de las gradas.

El duelo parecía lanzado, alocado, justo lo contrario de lo que se había visto en los anteriores 75 minutos pero era tarde para cambiar la dinámica. Salomao pudo redondear la goleada con un cuarto tanto que se perdió en el lateral de la red. Riazor entonaba el 'sí se puede', los milagros se viven en los finales de temporada y Coruña quiere el suyo.

Artículos relacionados