thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 7 de abril de 2013
  • • 05:00
  • • Estadio de Balaídos, Vigo
  • Árbitro: Pedro Jesús Pérez Montero
  • • Espectadores: 19345
0
F
2

El Rayo del 'Chori' Domínguez vence a domicilio al Celta de Gustavo Cabral

El Rayo del 'Chori' Domínguez vence a domicilio al Celta de Gustavo Cabral

Getty Images

La adelantada defensa céltica y la velocidad visitante han sentenciado a un equipo local al que le faltan argumentos para creer.

Los resultados vividos entre el viernes y sábado -con victoria del Deportivo y derrotas de Granada, Real Zaragoza y Mallorca- dejaban al Celta con opciones incluso de salir del descenso. A pesar de la trascendencia del partido para los locales, fue el Rayo Vallecano quien dispuso las mejores ocasiones de peligro facilitadas por la adelantada defensa celeste.

Sólo hubo que esperar cinco minutos para vivir el primer ejemplo cuando Javi Varas sacaba con los pies un mano a mano ante Leo Baptistao tras un brillante balón en profundidad que había servido Trashorras, libre de marca. Un error que se repetía minutos después cuando el coraje de Lass permitía al jugador guineano recuperar el cuero y ponerlo en el área para que un solitario Piti se luciera de taco al cuarto de hora de partido, con la clase habitual del '10' rayista.

El Celta tardó en responder, en el ecuador del primer tiempo, con un acción individual de Pranjic culminada por Park y un posterior lejano remate de Orellana. Insuficientes argumentos para el monólogo franjirrojo que no cejaba de castigar a la zaga céltica a base de velocidad, como se demostraba a la media hora con otro pase de Domínguez al hueco hacia Baptistao quien reincidía fallando ante un valiente Javi Varas. Demasiados riesgos para los locales y poco premio por parte visitante.

La segunda parte arrancaba con un Celta con más presencia en ataque e igual de desentonado en defensa como demostraba Cabral al fallar y servir de inesperado asistente para un poco afortunado Baptistao que erraba su remate, golpeando en el poste.

La presión de los hombres de Abel Resino crecía y coincidía con el cansancio de los vallecanos en un duelo que adquiría un tono incierto. El Celta no llegaba al arco rayista, a pesar del empuje, y al Rayo parecía haber olvidado el camino a la puerta rival hasta que una circulación de balón llevada por Casado era culminada por Delibasic, que volvía a encontrarse solo para anotar el segundo de la mañana.

Una estocada para la salvación viguesa que sigue anclado a tres puntos del objetivo pero a una gran distancia emocional para alcanzar la permanencia.

Artículos relacionados