thumbnail Hola,
En vivo

Copa Mundial

  • 18 de junio de 2014
  • • 11:00
  • • Estádio José Pinheiro Borba (Beira-Rio), Porto Alegre, Rio Grande do Sul
  • Árbitro: D. Haïmoudi
  • • Espectadores: 42877
2
F
3

Holanda reaccionó ante la presión de Australia

Holanda reaccionó ante la presión de Australia

Getty

Sorprendido desde el inicio por la presión alta de los australianos, al equipo de van Gaal le costó bastante resolver el partido que terminó ganando 3-2 por una falla del arquero.

Luego de sus respectivos y dispares estrenos en el Mundial, Australia y Holanda inauguraron la jornada de miércoles en el estadio Beira-Rio de Porto Alegre con un entretenido partido que terminaron ganando 3-2 los dirigidos por Louis van Gaal, para quedar a un paso de los octavos de final y dejar prácticamente eliminado al equipo de Ange Postecoglou (ambos dependen del resultado de España-Chile)

El equipo australiano no quería padecer lo mismo que España en el encuentro pasado, por lo que puso en claro su primer objetivo desde el minuto uno: no dejar jugar a los holandeses. Para eso, aplicó una intensa presión alta que le dio muy buenos resultados, principalmente, durante el comienzo del partido.

La fórmula de Australia dio resultado hasta casi los 20 minutos, cuando Arjen Robben arrancó desde la mitad de la cancha, se escapó de sus marcas y ya nadie lo pudo parar en su carrera hacia el área, donde definió cruzado de zurda para el 1-0. Ventaja para la Oranje que, aunque sufría la presión del rival, sorprendía y demostraba que podía marcar la diferencia en cualquier momento.

Sin embargo, la respuesta australiana no tardó demasiado en llegar. Sesenta segundos después del tanto de Robben, el histórico Tim Cahill respondió con una tremenda volea de zurda que pegó en el travesaño y se metió. Resultado igualado y ahora la sorpresa la daba el equipo de Postecoglou, que no pensaba rendirse tan fácil. Tras ambos goles, el encuentro volvió a su cauce inicial: Australia con la pelota y Holanda, sin ideas.

Ya en el complemento, de movida parecía que Holanda se había recuperado del todo, imponiendo su fútbol y jugando la mayor parte del tiempo en campo rival. Hasta que una jugada desafortunada para los de van Gaal cambió todo. El recién ingresado Bozanic (que había reemplazado a Bresciano) mandó el centro, la pelota dio en la mano de Janmaat y el árbitro cobró penal, aunque pareció casual. Jedinak aprovechó el regalo del juez y convirtió desde los doce pasos, a los 54'. Pero al igual que ocurrió en la primera mitad, la igualdad llegó de inmediato. Apenas tres minutos después, durmió la última línea de los Socceroos, Robin van Persie recibió habilitado dentro del área y no perdonó para firmar el 2-2.

El partido siguió siendo de ida y vuelta. De hecho, Holanda se salvó tras un error en la salida de Cillessen que terminó en un centro de Oar y en la definición de Leckie con el pecho que fue directo a las manos del arquero. En la jugada siguiente, Memphis Depay remató desde muy lejos y encontró una flojísima respuesta del arquero australiano Ryan. De casi pasar a perderlo, la Naranja se puso arriba 3-2.

A pesar de que quedaban tiempo y energías en los jugadores para concretar más emociones, la puntería no estuvo del lado de ninguno de los dos y el equipo holandés, que reaccionó a tiempo a la presión alta de Australia, se terminó quedando con los tres puntos para ser líder del Grupo B y quedar prácticamente clasificado a los octavos.

Artículos relacionados