Atlético Madrid 2-2 Eibar: Fernando Torres se reivindica en su despedida rojiblanca
Dos goles del “Niño” frente a un aguerrido equipo armero que mereció mucho más.

Entre el primer gol de Fernando Torres y los dos anotados en su despedida, 129 como rojiblanco en todas las competiciones, han pasado 17 años en los que ha vivido de todo: triunfos, sinsabores, experiencias internacionales y la mejor etapa en la historia de la selección española. Después del triunfo en la Europa League, el capitán ha puesto punto y final a su etapa como jugador de un Atlético de Madrid que en todo este tiempo ha madurado tanto como él. Lo hizo frente a un Eibar que hizo méritos para arrancar el empate.

Noticias de LaLiga Santander

El artículo sigue a continuación

Con la salida del “Niño” y la celebración de la Europa League ante su público, el conjunto rojiblanco dio en ocasiones la sensación de tener la cabeza en otro sitio. Solo así se explica que pese a generar más llegadas que su rival, el Eibar terminara estrenando el marcador en una jugada de tres toques: pase largo de Oliveira, control de Jordán y remate en plancha de Kike García. Pero los madrileños no bajaron los brazos. Antes de llegar al descanso, Correa fabricó un contragolpe de manual para batir a la defensa y servir la asistencia al capitán del equipo.

El Eibar quizo controlar el choque mediante una intensa presión, razón por la que Simeone dio entrada simultánea a Diego Costa y Griezmann. El hispano-brasileño no tardó en hacerse notar con un control al primer toque hacia Torres, que firmó un brillante segundo gol tras dejar sentados a Oliveira y Dmitrovic. No podía marcharse de otra forma. Tal era la euforia de la grada rojiblanca que aspectos como el futuro de Antoine o la expulsión de Lucas pasaron a un segundo plano. Y en esa tesitura llegó el empate de Rubén Peña; todo un trallazo desde la frontal a la altura del larguero, casi imposible de detener.

Los vascos se esforzaron de veras para sacar los tres puntos, pero el Atlético de Madrid no quiso aguar el cierre de temporada y aguantó el resultado como pudo, con opciones incluso de que Torres hiciese un hat-trick. No fue posible porque a Griezmann le cazaron en fuera de juego cuando ya le servía una asistencia a diez minutos del final. Poco importó a los suyos el empate a dos final: el público del Metropolitano prolongó la fiesta con el merecido homenaje a Fernando Torres, broche al subcampeonato liguero y el reciente título europeo.

Comentarios ()