La situación más tensa en la Selección Española desde 2011 con Mourinho en el Real Madrid

CompartirCerrar Comentarios
La Roja vive los días más difíciles del último lustro, con Piqué en el ojo del huracán formado por la crisis sociopolítica de Cataluña

LA INTRAHISTORIA

“Ojalá sea una concentración tranquila”. Eso decían empleados de la Federación Española el pasado lunes, antes de que comenzara la concentración de la selección. Las risas entre los presentes fueron sonoras, lógicamente. Y la ilusión es lo último que se pierde, como la esperanza, pero todos sabían que, en realidad, esta semana era de órdago. Justo después del 1-O, con la clasificación para el Mundial en juego, y Gerard Piqué en estado de ebullición. Esto es, estaban todos los ingredientes necesarios para una bomba de relojería… que apenas tardó tres minutos en estallar además. Fue el tiempo que le tomó a Piqué poner un tweet sobre los Cuerpos de Seguridad del Estado desde la propia residencia de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Tres minutos. Sintomático de lo que estaba por venir: la concentración más tensa del último lustro.

NO SE METAN CON PIQUÉ, SÓLO ES UN FUTBOLISTA

Esa es la sensación generalizada en el entorno de la selección española: jugadores, empleados, periodistas… Desde 2011 no se veía nada igual por Las Rozas. Entonces la rivalidad Real Madrid-Barcelona avivada por José Mourinho desde los banquillos de la Castellana dinamitó la convivencia de La Roja. Hasta el punto de que Casillas, Xavi e Iniesta forzaron tener diversas reuniones y conversaciones fuera de la Ciudad del Fútbol para aplacar la incendiaria situación, junto a la colaboración de otros actores importantes como Vicente Del Bosque o Sergio Ramos. Eran días donde el clima era tenso, donde el monotema calaba en todos los estamentos del fútbol español. Y sólo hasta hace bien poco se pudo dar ese fuego por extinguido, siempre de forma paulatina, progresivamente desde que Mourinho y Guardiola iban abandonando los respectivos banquillos de Madrid y Barcelona.

Bien, pues la situación a día de hoy en torno a Piqué tiene un cariz similar, inflamado por el conflicto sociopolítico en Cataluña. Las declaraciones y actuaciones del zaguero traspasan el entorno propio de la selección para ser tema de conversación de todo el país. El pasado lunes, en el entrenamiento de La Roja, entre el público se encontraban muchas personas que no eran propiamente aficionados, sino que simplemente se querían acercar para pitar o insultar al jugador del Barcelona. Hasta la Guardia Civil tuvo que actuar para requisar una pancarta y calmar los ánimos. Imposible calmar los ánimos.

Guardia Civil fan Spain

VÍDEO: ASÍ HA SIDO LA RUEDA DE PRENSA DE GERARD PIQUÉ

Pero es que no todo se reduce a ese entrenamiento. Pues hasta los compañeros de La Roja por primera vez rompieron filas para clamar contra la atmósfera que se vivía en la selección en torno a Piqué. Primero fueron Saúl y Busquets en entrevistas individualizadas, e incluso en sala de prensa se vio a un Thiago con un tono hasta agresivo pidiendo que cesara la tensión. Inédito. Pues siempre habían intentado naturalizar y relativizar el ambiente, los pitos y las críticas. Pero pública y privadamente, esta vez ya nadie escondía que era muy incómodo moverse por semejantes aguas. Así las cosas, la culminación fue que Lopetegui le pidió a Piqué que saliera en rueda de prensa el miércoles para intentar sofocar públicamente los caldeados ánimos en una comparecencia que todos conocen ya. Medios de todo el mundo se hicieron eco de su conferencia.

Sin embargo, por lo visto en el recibimiento a La Roja en Alicante, tiene pinta de que esta situación no ha hecho más que empezar. Y amenaza con ser una ‘enfermedad’ tan importante o más que aquella que España ya superó el lustro pasado.

Próximo artículo:
André-Pierre Gignac, opción para Flamengo
Próximo artículo:
Así está la tabla de posiciones de la Liga Águila II 2017
Próximo artículo:
Bolívar golea y se hace más líder del torneo boliviano
Próximo artículo:
Santa Fe frenó a Junior en Barranquilla y alcanzó a Nacional en la punta
Próximo artículo:
Paco Jémez: "No somos un equipo grande
Cerrar