thumbnail Hola,

Desde la Copa del Mundo de Uruguay 1930 que los países participantes se distribuyen mediante el azar. Un repaso por los detalles, sospechas y particularidades de cada edición.

Este viernes se realizará el bendito sorteo final del Mundial de Brasil 2014. Las 32 Selecciones clasificadas al torneo conocerán a sus rivales para la gran cita futbolera del año que viene. Los caprichos de la fortuna determinarán, además, en qué ciudades jugará cada país, algo fundamental para los hinchas de todo el planeta que quieren viajar a Brasil.

En Costa do Sauipe, con la presencia de todos los entrenadores de los equipos participantes, irán saliendo las bolillas una a una hasta formar los ocho grupos. El martes, dirigentes de la FIFA confirmaron cómo estarán conformados los copones y hubo algunas pequeñas modificaciones respecto a la información que se manejaba de antemano.

El mecanismo se mantiene vigente desde la primera Copa del Mundo. En Uruguay 1930, donde participaron sólo 13 naciones, también hubo sorteo y se hizo una vez que todas las delegaciones llegaron a Montevideo, porque no se sabía con precisión qué países habían aceptado la invitación, ya que por única vez no hubo Eliminatorias.

La historia ha entregado diversos mitos y sospechas sobre arreglos. La Bola Caliente, los Grupos de la Muerte, Pelé… “Nada de eso está comprobado”, cuenta Oscar Barnade, periodista e historiador de fútbol, quien además cree que “lo único que puede acordarse antes” es el grupo en el que caerán los cabezas de serie. Por ejemplo, un fuerte rumor indica que Argentina jugará en el Grupo H. ¿Será así?

Desde el nieto de Jules Rimet hasta O Rey

Cada sorteo tuvo sus particularidades. Hoy en día, FIFA organiza un evento con música en vivo, desfiles, personalidades y alfombra roja. Antes, mucho antes, era bien distinto. En Suecia 1938 (foto principal), fue el nieto de Jules Rimet -por entonces presidente de la FIFA-, el encargado de sacar las bolillas. “En Argentina 1978 también fue un niño el que sacó las bolillas. El sorteo se realizó en el Teatro Municipal San Martín de Buenos Aires”, agrega Barnade.

El Diario Crónica tituló en enero de 1974 “Al pibe le soplaron”, acusando a los organizadores del sorteo del Mundial de Alemania Occidental de haberlo arreglado.
El “pibe”, miembro de un coro de Berlín, decretó que a Chile le tocaran las dos Alemanias, la Federal y la Democrática, se sabe, políticamente enfrentadas, y Australia. Además, Brasil jugó ante Yugoslavia, Escocia y Zaire; Uruguay frente a Holanda, Suecia y Bulgaria; mientras que Argentina debió enfrentarse a Polonia, Italia y Haití.

“Quizás el más curioso –cuenta Eduardo Cantaro, también periodista e historiador– fue el de Suiza 1954”. No hubo sorteo y se colocó arbitrariamente a dos cabezas de serie por grupo, que no podían enfrentarse entre sí, como tampoco podían hacerlo los dos países del grupo que no eran cabezas de serie. Así, cada Selección jugaba dos partidos y un eventual desempate. “Como Alemania había sido suspendida del Mundial anterior por la Segunda Guerra Mundial, no fue considerada como cabeza de serie”, agrega Cantaro. Alemania sería campeón tras vencer a la favorita Hungría en la final.

En Suecia 1958, por ejemplo, fue una azafata la que se encargó de develar el misterio y el sorteo de Inglaterra 1966, realizado el 6 de enero en el Hotel Royal Garden de Londres, fue el primero en ser televisado. Para España 1982 quisieron emplear máquinas, pero una falló y se generó una gran confusión con los países sudamericanos.

El sorteo de Italia 1990 –se realizó en Roma el 9 de diciembre de 1989– es uno de los más recordados. Además de las glorias del balompié como Pelé o Bobby Moore, estuvieron presentes el tenor Luciano Pavarotti y la actriz Sophia Loren. Como frutilla de postre, Gianna Nannini y Edoardo Bennato interpretaron "Un´Estate Italiana", la canción oficial más recordada por estos lados.

Para Francia 1998 hubo otra innovación: el sorteo se realizó en el estadio Velódromo de Marsella ante más de 30 mil personas. Fue el primer Mundial con 32 Selecciones. Que Corea del Sur y Japón hayan sido organizadores, complicó el sorteo del 2002 por los cabezas de serie, mientras que para Alemania 2006, apareció Pelé para meter mano… Otra vez.

O Rey había sacado la bolilla en 2002 que obligaba a Argentina a cruzarse en primera ronda con Inglaterra. Luego de la eliminación en primera instancia, el factor “grupo de la muerte” fue seriamente considerado para el próximo Mundial. Y Pelé, nuevamente, mandó a los argentinos a bailar con la más fea: salió Holanda.

Se acerca la hora de la verdad. Los copones están ahí. El destino de las 32 Selecciones empezará a encaminarse con las bolillas.

Artículos relacionados