thumbnail Hola,

Tras recibir una sentencia de 3 años y medio, el ganador del Mundial, renunció a su cargo como presidente del club Bávaro y no apelará la sentencia.

Tras ser acusado y condenado, Uli Hoeness, presidente de Bayern Munich, renunció a su cargo y afirmó que no apelará su sentencia de 3 años y medio de prisión, por el delito de fraude fiscal, del que fue acusado.

El exjugador de la Selección de su país, fue juzgado en principio por un fraude cercano a los 4.8 millones de dólares, aunque al final el delito fue tasado en 37.7 millones. A pesar de que su defensa mencionó que él directivo, de 62 años, apelaría la sanción, Hoeness insistió en que aceptará la condena e inmediatamente dió un paso al costado en sus responsabilidades como mandatario del Club alemán.

"Después de hablarlo con mi familia, he decidido aceptar la condena de la Corte de Distrito de Munich sobre mi sentencia por fraude", mencionó en un comunicado personal que se puede leer en la página web del Bayern.

"He dado instrucciones a mis abogados de no apelar. Corresponde a mis entendimientos sobre decencia, actitud y responsabilidad personal. La evasión de impuestos fue un error en mi vida. Tengo que aceptar las consecuencias de éste", añadió.

Luego de esto, y para concluir, dejó un mensaje claro: "Lo de Bayern Munich fue el trabajo de mi vida y siempre estaré allí. Seguiré conectado con este gran club y su gente de una manera u otra, de aqui a que muera. A mis amigos y gente que me apoya de Bayern Munich, les doy las gracias desde el fondo de mi corazón por su apoyo", finalizó.

En reemplazo de Hoeness, como máximo dirigente del conjunto alemán, llegará Herbert Hainer, quien hasta ahora se desempeñaba como CEO de Adidas. La noticia fue confirmada a través de un comunicado oficial.

Artículos relacionados