thumbnail Hola,

El luso cuajó un pésimo partido y su equipo lo acusó superlativamente, mientras que el croata no termina de encajar como mediocentro. Aquí otras reflexiones del vibrante empate

El Real Madrid pudo rescatar un empate ante el Borussia Dortmund en un partido donde se vio a un Real Madrid inferior durante muchas fases del partido, sin poder siquiera disimularlo. El postrero gol, junto con el empate del Manchester City, fue de hecho de lo mejor de una noche donde se coqueteó con la quinta derrota en la presente temporada, tantas como en todo el curso pasado. Grandes jugadores como Gonzalo Higuaín, Luka Modric, Ángel Di María o Cristiano Ronaldo no rallaron al nivel que exigía el partido, y el Real Madrid lo acusó. He aquí algunas de las reflexiones al respecto:



1. XABI Y MODRIC, INMISCIBLES HASTA EL MOMENTO

Jose Mourinho tuvo que cambiar de plan sobre la marcha, en el descanso. Dio entrada a Essien en lugar de un Modric que anduvo perdido como nadie en la primera parte, obligando además a sus compañeros a esfuerzos extras. El croata llegó con la vitola de ser un recambio ideal para el mediocentro, sin embargo no ha terminado de cuajar en esa posición. Quizás sea porque no se entiende bien con Xabi, porque aún le falta tiempo para adaptarse al sistema de juego del Real Madrid, o directamente porque no sirve para esa posición, pero lo cierto es que todo su potencial ha quedado minimizado en los últimos partidos que ha jugado como mediocentro. Es un jugador táctico de los que gustan al madridismo, y la dupla con Xabi Alonso, unido a Ozil, despertaba las esperanzas del aficionado blanco. Sin embargo, nada de eso se ha visto aún.




2. SI RONALDO ESTORNUDA, EL REAL MADRID SE CONSTIPA

El luso cuajó este martes uno de los peores partidos que se le recuerdan por Concha Espina. Impreciso, ansioso, errático, fue de los peores del encuentro en un momento clave para su equipo. Ya pasó en Dortmund que, sin el mejor Ronaldo, el Real Madrid se vio desbordado e impotente. Y en Madrid volvió a suceder. Por una parte es lógico, tratándose de uno de los mejores jugadores del mundo, pero por otro lado, un equipo que supuestamente aspira a todo no debería depender tanto de un solo jugador.





3. ESTE MADRID NO ES EL DE LA DÉCIMA

Nadie duda de que el grupo de Champions del Real Madrid es el más difícil de todo el torneo. De que evidentemente el campeón alemán no es un Zaragoza o un Mallorca. De que la Champions es el torneo más difícil de conseguir. Pero este Madrid no ha demostrado ser un equipo como para alimentar las esperanzas de la Décima. Ganó en el último momento al Manchester City, empató también in extremis con el Borussia sacando un solo punto de seis posibles y, si hubiera sido una eliminatoria, el Madrid habría quedado eliminado ante el cuadro alemán. De hecho, si la clasificación sigue aún abierta es sólo por el doble tropiezo del Manchester City ante el Ajax. El equipo blanco ha estado coqueteando con la quinta derrota en esta campaña, tantas como en todo el curso pasado, y eso no es casual ni debería ser tomado como tal. Para ganar la Champions hace falta una mejor versión del Real Madrid.





4. MADRID PARECIÓ NO HABER APRENDIDO NADA DE DORTMUND

Que Real Madrid y Borussia Dortmund volverían a jugar un partido de poder a poder como el de la tercera jornada, parecía claro a todas luces. Sin embargo, no sólo fue eso, sino que el guión se repitió por momentos casi calcado al de hace dos semanas, como si el equipo blanco no hubiera aprendido nada del partido en Dortmund. Volvió a pecar de falta de fluidez cuando tenía el balón, así como de falta de oportunismo, colocación o vigor en los balones divididos, haciendo parecer que había muchos más jugadores amarillos que blancos. Se volvieron a perder balones en la zona de creación, y el colmo fue que los dos goles alemanes fueron casi calcados, uno por cada banda. El gol de Ozil dejará un regusto dulce entre el madridismo, pero los otros 89 minutos anteriores no deberían hacerlo.





5. LAS LESIONES EMPIEZAN A SER UN SERIO CONTRATIEMPO

Un partido más en la mochila, y dos jugadores menos. Esta vez, como ya sucediera en los laterales, se caen los dos delanteros casi simultáneamente, y dejan una posición coja. José Callejón hizo de revulsivo en la segunda parte y se ofrece a ocupar esa posición sin ser la suya, mientras que Alvaro Morata está ante una gran oportunidad de reivindicarse si Mourinho así lo quisiera después de dejarle fuera de la convocatoria por motivos puramente técnicos. Sin embargo, será inevitable pensar en los que no están, que son ya muchos: Coentrao, Marcelo, Khedira, Higuaín y Benzema. Encontrar una buena solución a esas ausencias en la delantera será clave para calibrar el devenir del Real Madrid en las próximas semanas tanto en Liga como en Champions.

Artículos relacionados