thumbnail Hola,

La muerte de jugadores dentro y fuera del terreno de juego por problemas cardio-vasculares es cada vez más común, ¿se les exige más allá de lo humano?

Es preocupante ver como día a día atletas jóvenes pierden la vida por causa de fallos cardiovasculares, el jugador de futbol habitualmente posee una condición física que le permite llevar a cabo actividades propias de la alta competencia, sin embargo,  en este punto vale la pena preguntarse que tan exigente es el medio y que tanto considera al jugador a la hora de programar juegos, entrenamientos y demás actividades que implican un alto esfuerzo físico.

Casos como el de Christian Benítez se repiten cada vez con más frecuencia; jugadores jóvenes y bien entrenados fallecen dentro y fuera de competencia y habitualmente la explicación es la misma, sus corazones llegan a un punto en el cual no resisten y se detienen.

Una temporada regularmente dura en nuestro futbol suramericano de 4 a 5 meses en los cuales los jugadores se concentran al máximo y poco tiempo tienen para descansar, pues en algunos casos deben afrontar hasta 2 competencias a la vez que les implican jugar dos veces en una semana lo cual supone tener que entrenarse por lo menos 4 de los 5 días restantes. El cuerpo humano es una maquina que bien aceitada y con el manejo adecuado puede rendir bajo estas condiciones, pero que de no tener el descanso necesario puede fallar en cualquier momento.

La pregunta en este punto y ante los penosos acontecimientos recientes es: ¿Qué tan válido es exigir a un futbolista hasta los limites de sus resistencias en beneficio del espectáculo?
Seguramente la respuesta es obvia, aunque para quienes manejan el show parece que no.

Artículos relacionados