thumbnail Hola,

La vinculación de Juan Pablo Ángel a Atlético Nacional se convirtió sin lugar a dudas en una de las más importantes de este mercado de pases, la hinchada se ilusiona y el FPC crece

COLUMNA DE OPINIÓN:

Atlético Nacional posee una de las hinchadas más grandes del país y sin lugar a dudas, es uno de los equipos que asegura una buena venta de localidades en las plazas que visita, sin embargo últimamente y para ser francos, tras la llegada del técnico Juan Carlos Osorio, los resultados del equipo, a pesar de no ser los peores, no han tenido muy contenta a la afición verdolaga.

Si bien es cierto que Nacional ganó dos copas bajo el comando de Osorio, también se hace evidente que la regularidad del equipo no es la mejor y que sus jugadores parecen no sentirse motivados al momento de saltar al terreno de juego; ¿Liderazgo?, ¿Espíritu?, ¿Amor por la camiseta?, no se conoce la razón, pero para el hincha parece tratarse de una clara falta de identidad del jugador para con el equipo.

Vuelve un histórico, un ídolo, un grande, hoy regresa Juan Pablo Ángel, con ganas de trabajar y devolverle al equipo de sus amores, un poco de todo eso que se llevó ya hace unos buenos años, cuando emprendió  viaje al River Plate de Argentina, donde también le recuerdan con especial cariño, el regreso de Ángel puede devolverle a Nacional algo de ese liderazgo, entrega y amor por la camiseta, que por diversos motivos se ha ido perdiendo y no solo en Atlético Nacional, sino en la mayoría de equipos del futbol profesional colombiano.

En un mercado futbolístico que también se ha globalizado y en el cual es más fácil hoy ser visto y llevado a jugar a otros países que hace 5 o 10 años, el dirigente, el empresario y el mismo jugador buscan la mejor oportunidad para jugar por fuera, restándole al club la oportunidad de trabajar y llevar un proceso con una plantilla estable.

La hinchada por su parte busca siempre tener ídolos, una estrella a la cual vitorear y en la cual siempre confiar cuando las cosas no estén saliendo como se espera, aquí es donde un jugador como Juan Pablo Ángel se hace importante, criticado por muchos por su edad, Ángel es dueño de un bagaje, una experiencia y un talento especial, no por nada ha sido goleador en la mayoría de equipos en los que ha militado, pues este recorrido lejos de hacerlo viejo, le ha hecho fuerte, maduro y asertivo, condiciones que en el jugador actual por las condiciones anteriormente mencionadas son poco comunes.

Este mercado de pases que está por cerrarse, dejó grandes contrataciones, Montero para Millonarios, Valdez para Santa Fe, Gio Hernández para Medellín y Edixon Perea para el Cali, fueron algunas de las transferencias que más movieron las planas de los diarios, la repatriación de algunos de estos ídolos, le pone picante a nuestro fútbol y sin lugar a dudas subirá el nivel del mismo, pues no es lo mismo llenar un estadio para ver jugar a un equipo sin “credo” que llenarlo para ver  a un Ángel.

Artículos relacionados