thumbnail Hola,

El mal momento que vive Candelo en el medio campo de Millonarios hizo que se fuera sustituido entre silbidos e insultos que bajaron en masa desde la tribuna. ¿Debería seguir?

Muchos hinchas de Millonarios adoran e idolatran al volante creativo del club azul. Sus goles en partidos importantes y el peso de él en la cancha han hecho que varios lo tengan entre uno de los jugadores favoritos.

Otros, la mayoría. Ven en el 10 de Millonarios un jugador viejo, lento, pensando más en no lesionarse que en crear una jugada de peligro para el equipo.

Anoche en el Campín, demostró el mal momento futbolístico que vive, el mismo o peor que se vio en el partido de ida de la semifinal de la Sudamericana cuando jugaron en Buenos Aires.

Pases repetitivos e innecesarios, lentos, muy dibujados y una actitud que demuestra que la hora de Mayer Candelo en el equipo azul ya pasó. Atrás quedaron las jugadas de fantasía que hacía emocionar a sus hinchas, lo que se necesita a veces es inteligencia y agresividad para conseguir un resultado y eso es precisamente lo que el vallecaucano no tiene.

Anoche en el Campín, Candelo no la vio. Cada vez que tomaba la pelota, era una jugada que terminaba en los pies de un rival o en una mala entrega de su parte. Aunque el técnico Hernán Torres esperó hasta último momento para cambiarlo, los silbidos e insultos desde la tribuna no tardaron en llegar.

Candelo ya pasó, está lento, viejo y viene arrastrando una molestia muscular que lo tiene sumido en un bajo nivel futbolístico. Él mismo lo aceptó tras el partido contra Tigre en Argentina: “Jugué mal porque no quería lesionarme”.  Entonces si está mal, ¿para qué lo ponen?

El sueño de la Sudamericana terminó y de la peor manera. Con un empate que supo a muy poco y con un equipo que no mostró absolutamente nada, empezando por Mayer Candelo. Quedan los 9 puntos de los tres partidos restantes y si Millonarios no quiere pasar vergüenzas a final de año, tendrá que ganar como sea el título de este semestre.

Relacionados