thumbnail Hola,

Los directivos azules quieren devolver dos títulos por una cuestión de ética, pero qué pasará con los hinchas que se sienten orgullosos de sus 13 estrellas...


 Andrés C. Restrepo (pepo)
 Editorial | Millonarios
Síguelo en

Felipe Gaitán, presidente de Millonarios F.C y la junta directiva del equipo, piensan devolver dos títulos obtenidos por el club, en tiempos del narcotráfico. Una idea totalmente descabellada y salida de lugar de alguna cabeza que no creo, no tiene nada adentro sino billetes y signos $.

Los hinchas de Millonarios son especiales, son auténticos, tienen su razón de vivir en una sola cosa: el equipo.  La mayoría de aficionados azules, tienen como prioridad los colores de su club, portan con orgullo su camiseta, ganen, pierdan, empaten, o simplemente sin jugar.

Es de aplaudir el pensamiento de los hinchas azules, llenan su estadio cada vez que Millonarios juega de local y acompañan cuando juega de visitante, a pesar de que hace 25 años, el equipo no gana un título local, sin embargo, un cuarto de siglo después, la gente sigue sintiéndose orgullosa de sus 13 estrellas en su escudo.

Ahora, si los directivos de Millonarios deciden devolver los títulos de 1987 y 1988 por una cuestión de ética. ¿En dónde esta quedando el respeto y la ética por sus hinchas?

Que no vengan a hablar de valores cuando sabemos que lo único que quieren los señores que manejan Azul y Blanco S.A, es plata, plata y más plata. Y cómo no, si a eso se dedican. La mesa directiva esta compuesta por corredores de bolsa, economistas, políticos y un presidente de juguete que no sabe sino sonreír ante las cámaras mostrando sus lujosos relojes y una pulid sonrisa, digna de un yupi.

Con la pasión de los hinchas no se juega señores. Los hinchas son los que hacen grande a las instituciones y si les quitan títulos, en ves de darles, seguro que no van a aguantar y algo muy malo va a pasar.

El fútbol es muy pasional y si se toca el orgullo de la gente, es una bomba de tiempo, así que mi mensaje para los directivos azules es que se queden quietos con ese tema que tanto daño le hizo al país y al fútbol colombiano.