thumbnail Hola,

Junto a Atlético Madrid, el 'Timao' formaba parte de los dos equipos que fueron campeones a nivel clubes sin serlo de su torneo federativo (Libertadores o UEFA).

Campeón del mundo, sin serlo del continente o de la región perteneciente. Algo así como proclamarse el más fuerte del barrio, del potrero, y no haber empezado siquiera por hacerlo en la cuadra o manzana propia. He aquí la que, hasta el 4 de julio de 2012, era la singular paradoja del Sport Club Corinthians Paulista, uno de los dos finalistas del Mundial de Clubes en el que colisionará con Chelsea, de Inglaterra.

Pese a que apenas en este año arribó a su primera final en la Copa Libertadores, el máximo torneo en Latinoamérica, Corinthians ya sabía con antelación lo que significaba erigirse el número uno del globo por encima de los mejores de la Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas (UEFA), la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Asociaciones de Fútbol (Concacaf), la Confederación Africana de Fútbol (CAF), la Confederación Asiática de Fútbol (AFC) y la Confederación de Fútbol de Oceanía (OFC).

Sucedió en la versión inicial del Mundial, en el año del 2000. Allí se impuso al resto de los siete equipos, todos sembrados en dos grupos. La dos cabezas del A y el B avanzaron al duelo definitivo. Entre ellos estaban Manchester United monarca de la Champions League 1998/99, Real Madrid Copa Intercontinental 1998, Vasco da Gama Libertadores 1998, Necaxa Copa de Campeones de la Concacaf, Raja Casablanca Liga de Campeones de la CAF, Al Nasr Supercopa de la AFC y South Melbourne Liga de Campeones de la OFC.

El Timao participó por dos motivos: inicialmente, porque la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) llevó a cabo el campeonato en Brasil. Una de las sedes era Sao Paulo, por lo que, a fin de justificar su intervención deportivamente hablando, el ente rector decidió convocar al ganador del Brasileirao de 1998.

Corrió con algo de suerte porque la primera edición fue la única en la que dos equipos de un mismo país se hicieron presentes, llegando los dos al duelo definitivo. En las posteriores versiones se reglamentó que si un cuadro del país organizador gana su torneo continental le cede su lugar al segundo puesto (salvo en 2006, 2007 y 2008, donde no hubo algún representante de la sede).


Poco antes, en 1999, FIFA creó el Mundial de Clubes para reemplazar a las opas interconfederativas como, por ejemplo, la Afroasiática o la Euroamericana (o Intercontinental). Esta última enfrentaba a los campeones de la Libertadores y la Champions. Quien alzaba ese trofeo se le consideraba "el mejor del orbe" porque medía a las únicas dos confederaciones (Conmebol y UEFA) con países que triunfaron en copas del mundo (Brasil, Argentina y Uruguay, e Italia, Alemania, Inglaterra, Francia, España, respectivamente).

Sin embargo, el ente rector no llegó a un acuerdo con el otrora patrocinador Toyota, con lo que, en ese mismo año, en el 2000, también se disputó la Intercontinental entre Boca Juniors y Real Madrid. Así ocurrió hasta 2005, cuando se canceló la Intercontinental para relanzarla con el nombre y formato actual de eliminación directa. Sao Paulo dio la vuelta olímpica. Se convirtió, tras Corinthians, pues, en el segundo conjunto en adjudicárselo.

Los paulistas tocaron el cielo luego de doblegar a Vasco da Gama en penales por 4-3, posteriormente del 0-0 en los 90' regulares. Justamente a idéntico contrincante que eliminó en los Cuartos de Final de la última Libertadores para clasificarse a las Semifinales, la que consistía su marca en Copa previamente en 2000. Desde entonces, el rey de América se limitó a observar cómo Internacional de Porto Alegre y dos de sus archirrivales, Santos y Sao Paulo, se llevaron la Libertadores.


Ni el dinero del grupo inversor Media Sports Investment (MSI) del iraní Kia Joorabchian y del ruso Boris Berezhovski, investigado por lavado de dinero y que logró los bombazos de los argentinos Carlos Tévez y Javier Mascherano, pudo cumplir el sueño de la torcida. Tampoco el de los millones de la cadena Globoesporte y el empresario Andrés Sánchez, con Ronaldo y Roberto Carlos a cabeza, lo cristalizó.

Aún así, lo de Corinthians no es un caso aislado. Atlético Madrid, que coincidentemente este año consiguió un blasón internacional como la Europa League, es el otro de esta selecta lista. Los 'Colchoneros' se apoderaron de la Intercontinental del 74 a costa de Independiente, de Argentina, con un 2-1 global. Así como pasó en 1971, 73, 77 y 79, los españoles en aquella ocasión sustituyeron al campeón de la exCopa de Europa, es decir, Bayern Múnich, el cual rechazó jugarla a causa de incompatibilidad de fechas.

A sus 101 años de existencia, Corinthians rompió su gafe con Emerson en calidad de héroe. Supo obtener su primera Libertadores gracias, irónicamente, al que pudo haberse instaurado en solitario, por encima de Milan, como el "Rey de Copas", la entidad más laureada de todos los tiempos: Boca Juniors, de Argentina.

Asimismo, en caso de vencer a los "Azules" en el Estadio Internacional de Yokohama, los dirigidos por Adenor Leonardo Bacchi "Tite" se integrarían a otra pléyade: la de aquellos que se proclamaron campeones del mundo por medio de las dos vías existentes en la historia, la Intercontinental y el Mundial de Clubes. Sao Paulo, Milan Manchester United e Inter esperan por un posible nuevo miembro.

Este es el Coringao, un sui géneris que busca seguir labrando historia a su peculiar y singular manera en Japón. Un año después, la leyenda Sócrates (qepd) nuevamente podría presenciar desde el cielo cómo el equipo de sus amores le rinde tributo al recoronarse en domingo, el día que él pidió en 1983, después de la consecución del Brasileirao 2011.


Artículos relacionados