thumbnail Hola,

¿Notamos y sentimos mucho la ausencia de Falcao en la delantera de la Selección Colombia? por ahora vimos que el equipo juega diferente.

Radamel Falcao García es un jugador que a su Selección le ha entregado todo, criticado por algunos sectores de opinión, Falcao nunca ha tenido una mala frase para referirse a nadie, reservado e incluso tímido, es un hombre que sabe que sus goles hablan por él; su ausencia se sintió en el juego amistoso ante Túnez, donde se vio un cambio en el esquema ofensivo del equipo que se vio escaso de profundidad y que no tuvo el volumen de ataque a que estamos acostumbrados.

Por supuesto esta no es una editorial alarmista ni con el ánimo de demeritar a los jugadores que tuvieron ayer la nada fácil misión de ocupar el espacio dejado por el samario, tan solo se busca plantear la interrogante de si la figura de Falcao es determinante, no solo para el equipo tricolor, sino también para los rivales.

La clasificación al Mundial de Brasil tiene su firma en un alto porcentaje, aún sabiendo que debe competir por el puesto con arietes de talla mundial como Jackson Martínez, Carlos Bacca, Víctor Ibarbo y Luis Fernando Muriel, Radamel es un líder al interior del equipo y sus compañeros y competidores no tienen más que cosas buenas para decir de uno de los íconos del fútbol colombiano más importantes de los últimos años.

El trabajo de Ibarbo poco se pudo apreciar, en los 18 minutos que le permitió la pierna fuerte del rival estar en la cancha, demostró tener capacidades para ser determinante y desequilibrar las defensas rivales, trabajo que sabe hacer a la perfección el Tigre Falcao, tras su salida pudimos ver a Adrian Ramos que llegó a probarse con la selección absoluta del país, su actuación tiene tanto para destacar, como para corregir.

Ramos es un goleador de área, sin embargo el funcionamiento táctico que planteó el técnico Pekerman poco le permitió moverse en la posición que conoce y en la que es infalible, sin embargo a Adrian se le vio en toda la cancha, a un delantero se le juzga por los goles que marca, pero cuando el equipo poco genera vale la pena resaltar el trabajo de un jugador que siente la camiseta.

Teófilo Gutiérrez una vez más llegó en medio de críticas y polémicas pero con un silencio que al parecer sabe manejar y le funciona a nivel de Selección Colombia, volvió a hacer muy bien su trabajo, el de acompañar y salir dese atrás para apoyar el ataque y desequilibrar la defensa, el problema estuvo en que en esta oportunidad no se encontraba su socio, con el que juega de memoria en el área.

Carlos Bacca fue, tal vez, el que menos se notó de los hombres en punta de la Selección, a pesar de ser uno de los más pedidos por la hinchada para ocupar el lugar de Falcao, su trabajo no fue bueno; estático ante las avanzadas de Colombia, poco aportó al ataque, no por falta de balón, sino por falta de confianza a la hora de controlar y ponerse de cara al gol.

El partido de Colombia ante Túnez dejó más interrogantes que dudas aclaradas, si bien es cierto que se probaron nuevas opciones en todas las posiciones del campo, también se debe tener en cuenta que el Mundial está a pocos días y ya no hay tiempo de improvisar.

Artículos relacionados