thumbnail Hola,

Chilavert, fiel a su estilo, le mandó un zurdazo a Asprilla que casi lo deja noqueado, el banco colombiano reaccionó y se formó una de las trifulcas más recordadas en Sur América.

Hace 15 años Colombia y Paraguay se veían las caras por eliminatorias al Mundial de Francia 98, en Asunción y protagonizaron uno de los hechos más  bochornosos del fútbol sudamericano.

El resultado 2-1 a favor de los locales fue lo menos sobresaliente del encuentro, la pelea que se generó entre los jugadores, cuerpo técnico y policía, opacó la victoria Guaraní.

Tanto albirojos como cafeteros, fueron con todo su arsenal al encuentro por eliminatorias. Faryd Mondragón, titular en esa ocasión, es el único sobreviviente de aquella batalla en el campo del Defensores del Chaco.

En la lucha por un cupo al  Mundial de Francia ambos equipos sabían que tenían que ganar. Valderrama, Asprilla, Valencia, entre otros tantos, figuraban en la nómina colombiana.

Después de ir perdiendo 1-0 el equipo colombiano, hubo un encontrón entre Faustino Asprilla y José Luis Chilavert en el área paraguaya.  El juez no vio nada de lo sucedido, pero fu el asistente quién notificó al árbitro lo sucedido.

‘El Tino’ entró fuerte contra un defensor guaraní en las narices del capitán paraguayo, este reaccionó y empujo de atrás y sin pelota al delantero de Colombia. Asprilla, con el temperamento que se caracterizó sacó un derechazo a la cara de Chilavert que sin dudarlo se tiro al piso para llamar la atención de los jueces.

El resultado de ese encontrón pasará a la historia negra del fútbol como una de las agresiones sin balón más recordadas. Tras la justa  expulsión de Asprilla, el árbitró decidió echar también a Chilavert, este, después de varios minutos de protestarle al juez, se marchó sin decir nada.

Pero al momento de salir del terreno de juego, se dirigió al banco colombiano y hacía Asprilla, se acercó como para decirle algo, y soltó un puñetazó en la cara del delantero.  Suplentes y cuerpo técnico reaccionaron, incluso Víctor Hugo Aristizabal mandó una patada voladora con dirección a Chilavert.

Después de ese bochornoso acto entre Chilavert, Asprilla y Aristizabal, la policía paraguaya entró a separar la trifulca, pero era demasiado tarde. Los jugadores que estaban en el campo de juego, empezando por Valderrama, estaban totalmente fuera de si. Incluso ‘El Pibe’ encaró a Faryd Mondragón por que esté no lo dejaba pelearse con los paraguayos.

Una anécdota más de partidos entre estos dos equipos por eliminatorias a la Copa del Mundo.

Artículos relacionados