thumbnail Hola,

El portugués estuvo en carpeta del club catalán en 2008, mientras que el argentino podría haber protagonizado un pase controversial al Real en 2005.

Hoy parece algo inverosímil, pero si las cosas hubieran sido distintas, Cristiano Ronaldo estaría preparándose para afrontar las semifinales de la Copa del Rey con la camiseta de Barcelona, frente al Real Madrid de Lionel Messi.

Cristiano siempre ha manifestado que su sueño desde niño era jugar para el Madrid, sin embargo, cuando se le preguntó sobre la posibilidad de fichar para Barcelona en 2010, su respuesta dejó a muchos en estado de shock: "Nunca se puede decir no beberé de ese vaso, nunca se sabe lo que puede pasar en el futuro".

CR7 llegó al Santiago Bernabéu en 2009, tras una transfernacia récord de 94 millones de euros. En los dos veranos anteriores Manchester United había mostrado malestar por las estrategias del club español para quedarse con el portugués. De echo, Sir Alex Ferguson dijo alguna vez: "Son una mafia. Yo ni siquiera les vendería un virus".

Mientras tanto, Barcelona observaba la situación con interés. En aquel entonces, el extremo izquierdo del equipo era Ronaldinho, quien tras ser elegido como el mejor jugador del mundo, entró en una pendiente que no tuvo fin. Por eso, el equipo catalán necesitaba nueva estrella sería necesario. Entonces, el director deportivo Txiki Begiristain se reunió con el agente de Ronaldo, Jorge Mendes, para discutir un posible pase en el invierno de 2007.

En 2008 el presidente Joan Laporta sufrió una moción de censura tras dos temporadas sin resultados. Este hecho podría haber derivado en unas elecciones, que finalmente no sucedieron. Si esto hubiese ocurrido, el nombre del fichaje estrella en el que estaba pensando su posible contrincante -el actual presidente del club Sandro Rosell- era Cristiano Ronaldo.

Rosell
se hizo un nombre trabajando para Nike y fue clave en la firma de Ronaldinho para Barça, ya que debido a sus influencias en la empresa de indumentaria, fue el encargado de persuadir al delantero que en aquel momento jugaba en Paris Saint-Germain.

Nike es aún hoy el
patrocinador de la camiseta del club catalán, pero desde la salida de Ronaldinho en 2008 se quedaron sin un "representante" de la compañía en el equipo. En la actualidad, Rosell espera cambiar eso mediante la incorporación de Neymar, pero en 2008 el hombre apuntado era Ronaldo.

Para entonces, por supuesto, Messi ya se había ganado el corazón de los aficionados blaugrana, aunque sería a finales de 2008 y en las siguientes temporadas que el argentino jugaría su mejor fútbol, con Pep Guardiola y Tito Vilanova como entrenadores.

Messi hizo su debut con el Barça en octubre de 2004 y en mayo del año siguiente, después de una primera campaña impresionante, tuvo el ofrecimiento de su primer contrato. Leo había pasado por la cantera de La Masia y era feliz en Barcelona. Él no lo pensó dos veces y firmó el nuevo acuerdo. Pero el contrato era ilegal porque, como todo menor de edad (Messi sólo tenía 17 años), necesitaba de la firma de su padre.

En ese entonces, Jorge Messi no estaba conforme con el trato de Barcelona y las promesas no cumplidas por parte del club lo hicieron pensar en si sería mejor un cambio de destino. Por eso, uno de los representantes ofreció al crack rosarino al Madrid, en lo que podría haber sido un pase gratuito.

Florentino Pérez, en su primera etapa como presidente madridista, pensó largo y tendido la posibilidad de contratar a uno de los más grandes talentos adolescentes del mundo. Sin embargo, temió un descomunal conflicto con Barcelona y decidió no hacerlo. Sobre todo teniendo en cuenta el caso de Luis Figo poco tiempo antes.


Al final, el Barça trabajó rápido para corregir su error, le ofreció un nuevo contrato por escrito y Messi se convirtió en el gran ídolo del Camp Nou. Mientras que él ha llevado al club a numerosos triunfos, rompiendo los registros de puntuación de forma regular y ganando cuatro Balones de Oro, Cristiano sigue tallando su nombre en la historia grande del Madrid.

Messi y Ronaldo se enfrentan de nuevo el martes en lo que promete ser una extraordinaria nueva entrega del Clásico. Leo es el líder absoluto de Barcelona y Cristiano podría ser el capitán madridista en ausencia de Iker Casillas. Es imposible imaginar las cosas al revés, sin embargo, podría haber sucedido. Aunque no es algo que los hinchas de ambos equipos sueñen por las noches.

Artículos relacionados