thumbnail Hola,

Este jueves hacía cuatro años que Raúl se convirtió en el máximo goleador de la historia del Real Madrid. Ronaldo, el único que amenaza esa corona. Alberto Piñero lo analiza

Pasó inadvertido con la resaca del Clásico, pero este jueves se cumplieron cuatro años del día en que Raúl se convirtió en el máximo goleador de toda la historia del Real Madrid. Un día histórico en el club blanco. Jugaba el equipo madridista en Los Pajaritos, ante el Numancia. Era la temporada 2008-09, y la trayectoria no era ni mucho menos la ideal. Bernd Schuster había sido destituido ya, y el equipo, eliminado en la Copa del Rey. Juande Ramos era el patrón de un barco que había tocado fondo unos días antes con el escándalo de Ramón Calderón, su destitución, y la llegada de Vicente Boluda al sillón presidencial.

Al fondo se vislumbraba ya el doble choque de octavos de final ante el Liverpool en la Champions League, pero nadie quería descuidar la Liga. Era el primer año de Pep Guardiola en el Barcelona, y nadie confiaba en que pudiera seguir ganando sin parar como lo venía haciendo, prácticamente de principio a fin de la temporada. Es más, el mismo Numancia ya le había ganado en la jornada inaugural del campeonato, por lo que el Real Madrid visitaba Soria con las espadas en todo lo alto. Especialmente, el propio Raúl. Que llevaba 306 goles con la zamarra blanca hasta ese 31 de enero.

Nada más comenzar la segunda parte, con 0-0 aún en el marcador, Robben cabalga por la banda derecha centrándose obligado por su pierna izquierda. Cede a Higuaín cuando no encuentra el espacio para disparar y es el Pipita el que prueba a Juan Pablo desde la esquina del área. Su tiro cruzado es repelido por el guardameta rojillo hacia el centro del área, donde se encuentra, como siempre, Raúl para remachar a gol. Un tanto muy de pillo, de delantero, de aniquilador del área. Muy de Raúl. El 0-1 sube al electrónico de Los Pajaritos, con el ‘7’ alcanzando los 307 goles con la camiseta madridista en su casillero. Una cifra más que considerable, que le equiparaba a Alfredo Di Stéfano. Al menos en goles anotados. Había alcanzado el primer puesto en la clasificación de los máximos goleadores de toda la historia del Real Madrid.

Raúl aguantaría un año y medio más en el Real Madrid. Hasta el verano de 2010, cuando fue despedido con honores por Florentino Pérez y José Mourinho en el palco del Santiago Bernabéu. Un símbolo pasado, presente y futuro del madridismo, en ese tiempo le daría tiempo a marcar 16 goles más, hasta los 323 tantos. Una cifra que permanece aún indeleble en los libros de historia del club blanco. Mientras que Cristiano Ronaldo quiera, eso sí. Es el único que a día de hoy emerge desde atrás con capacidad para poder superarlo.

De momento lleva 179 goles, a sólo tres de alcanzar a Gento como sexto máximo goleador de la historia merengue. Claro que el luso apenas lleva tres temporadas y media en el Real Madrid, mientras que Raúl estuvo dieciséis. Con contrato en vigor hasta 2015 y en negociaciones para renovar, Cristiano tiene en su mano no ya dejar una huella muy profunda en el madridismo, que ya lo está haciendo, sino dejar también una marca anotadora imborrable durante años. Si él quiere. Si el Real Madrid puede y quiere.

Artículos relacionados